sábado. 02.03.2024

"Tres días hay que relucen más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el Día de la Asunción". Es un viejo dicho que, en efecto, deja idea de la importancia de la celebración del Corpus Christi para millones de católicos en todo el mundo. Desde hace casi 800 años: cuando Juliana de Lieja propuso, tras una serie de visiones místicas, rendir homenaje al Cuerpo de Cristo. Apenas años después de su muerte, el Papa Urbano V instituía la festividad del Corpus Christi.

 

En Ceuta, una vez más, todo discurre entre fe y tradición. La tradición: la de los ejércitos rindiendo honores al Pendón Real, portado una vez más por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, aunque varios miembros de la recién estrenada corporación -estaban 19 de los 25- lo llevan en algún momento de la procesión. Una procesión con dos protagonistas, al margen de la propia Custodia: las flores y los niños.

 

Las flores que convirtieron la Gran Vía en un inmenso jardín durante toda la jornada. Y por supuesto los niños que han realizado su Primera Comunión durante este año, que lucían sus trajes por última vez. Uno de esos días que relucen más que el sol y cuya procesión concluye en 2019 llamando a las puertas de la noche mas mágica del año: San Juan.

 

 

Uno de esos días que relucen más que el sol...