martes. 27.02.2024
MAYORES

Vida saludable y entretenimiento en los talleres del Centro del Mayor

Los talleres del Centro del Mayor proporcionan experiencias que contribuyen a la vida saludable y al entretenimiento en la tercera edad. No solo con el taller de punto y ganchillo, en el que han elaborado una tradicional Cruz de Mayo, sino con toda la oferta que tiene el centro, en talleres como: manualidades, memoria, pintura y dibujo, Gimnasia, o informática. Abierto para todos los mayores, hasta agotar las plazas.

Las alumnas del taller de punto y ganchillo del Centro del Mayor de Servicios Sociales han realizado su propia cruz de mayo, tal y como les contamos el viernes pasado. Este lunes las hemos visitado para conocer un poco más sobre este y otros talleres que ofrece el Centro, y que proporcionan actividades para disfrutar de una vejez saludable y entretenida, con la oportunidad, tanto de aprender cosas, como de socializar con muchas otras personas.

Toñi Muñoz, monitora del taller de ganchillo nos cuenta que en sus clases se puede lograr mejorar la habilidad manual y no perder capacidad motora, además de ejercitar la mente, concentrándose en cuestiones como los puntos o el diseño. Aunque valora especialmente la convivencia entre las alumnas, que charlan y pasan un rato en compañía. Algo que se ha hecho muy necesario tras lo peor de la pandemia.

No es necesario saber nada de antemano para participar en alguno de los diferentes turnos del taller, cada uno con 15 plazas, y entre las alumnas hay algunas que llegaron, hace sólo unos días, sin tener idea de ganchillo, y otras que ya tienen más práctica.

Cada una aprende en función de su capacidad y de su interés, con personas que hacen desde un tapete o un posavasos, a otras que realizan trabajos más elaborados, como una rebeca para una nieta, o un jersey.

Nos encontramos diferentes ejemplos en cada una de las alumnas, con trabajos que pueden llevar dos o tres días, hasta algunos que calculan que tardarán 15 días, al menos en completarlo, en función del tiempo que le dedique.

También tardaron varias semanas en terminar la cruz de mayo, aunque ya hay planes de hacer una más elaborada para el próximo año, ya que este se retomaron las actividades más tarde de lo habitual, a causa de la COVID, y han tenido menos tiempo.

Después nos pasamos por el taller de dibujo y pintura, donde su monitor, Juan Orozco, acaba de concluir una clase y nos explica que en cada turno tiene a 8 alumnos, de diferente nivel. La atención es personalizada, por lo que cada persona puede aprender al ritmo que quiera.

Habitualmente, cuando los cursos comienzan en septiembre, y no como este año, abarcan un temario amplio, comenzando con el lápiz, el carboncillo, haciendo estudio de color, acuarelas, etc… pero este año, ha orientado las clases a que cada alumno aprenda a su ritmo, y que se divierta.

Las personas que deseen participar, sólo tienen que acercarse al Centro del Mayor, en su sede de Calle Algeciras y preguntar por las plazas disponibles y los turnos. Es totalmente gratuito y abierto a cualquier mayor que lo desee.

Vida saludable y entretenimiento en los talleres del Centro del Mayor