sábado. 20.04.2024

Policías Locales

Esta sociedad tan compleja en la cual vivimos espera de los cuerpos policiales algo más que la persecución del delincuente o la estricta vigilancia del cumplimiento de la ley, esa distinción entre prevención y represión ya no tiene utilidad alguna para enmarcar las actuaciones de estos profesionales. Estos agentes a mi entender se están enfrentando a diario con problemas concretos para los que la aplicación de la ley no ofrece respuesta alguna a las necesidades reales de este colectivo.
Los problemas en los que se ven envueltos tales como las discusiones vecinales, los malos tratos en entornos familiares, la indigencia, el fraude, la mediación de conflictos entre particulares, el transporte y muchos otros similares; la vía penal solo es útil en algunos casos, aun así, la única herramienta del policía sigue siendo el sentido común. Es necesario efectuar ciertos cambios entre los que se encuentra una Policía basada en los principios de policía comunitaria cuyo enfoque sería la mejora de imagen pública hasta crear profundos cambios estructurales y operativos para mejorar la colaboración entre la vecindad y la propia Policía en la identificación y resolución de problemas.
Actualmente la valorización de la productividad de los servicios policiales, se está realizando a través de indicadores como son tiempo de respuesta, el número de servicios, o la cantidad de detenciones o elementos similares, pero casi nunca con aspectos relacionados con la calidad del servicio que se quiere ofrecer.
El principal objetivo de las Administraciones debe ser la resolución de problemas de los ciudadanos y la mejora de la calidad de vida y de la integración social. Conseguir una Policía Local acorde a las nuevas exigencias de nuestra sociedad, implica procesos de formación de trabajo en equipo, de participación y comunicación, y sobre todo, mecanismos de motivación. Uno de los principales problemas del proceso de motivación de estos policías es la ambigüedad que existe en la definición de metas que deben de alcanzar.
La búsqueda de calidad en los servicios prestados no se puede limitar a aspectos formales como la eficacia administrativa, la rentabilización de los recursos o la adecuación de la actuación policial a los procedimientos normativos. La rutina y la desmotivación son un auténtico problema para las corporaciones municipales, por ello hay que emprender la búsqueda de estrategias de motivación y de enriquecimiento del puesto de trabajo.
Otro de los grandes problemas son las (RPT) relaciones de puestos de trabajo; se trata de un instrumento técnico a través del cual se realiza la ordenación del personal, de acuerdo con las necesidades del servicio y se precisan los requisitos para el desempeño de cada puesto, así como de sus características retributivas. También quisiera dirigirme a José Ángel Antelo, consejero de Interior, Emergencias y Ordenación del Territorio de la Región de Murcia, decirle que deje de tirar balones fuera y de jugar con la seguridad de los ciudadanos, sin olvidarme del sindicato UGT que lo único que hace es arremeter contra la seguridad privada, pero no ofrece ninguna alternativa para paliar los pocos efectivos policiales existentes en el municipio de Torres de cotillas.

José Antonio Carbonell Buzzian

Policías Locales