viernes. 24.05.2024

El dilema

Todo a la vez y en todas partes

Dirección: Dan Kwan, Daniel Scheinert, Daniels. Título original: Everything Everywhere All at Once. Año: 2022. País: USA. Duración: 139 min. Género: Comedia. Intérpretes: Michelle Yeoh, Ke Huy Quan, Jamie Lee Curtis, Stephanie Hsu, James Hong, Tallie Medel, Harry Shum Jr., Jenny Slate, Anthony Molinari, Audrey Wasilewski, Peter Banifaz, Brian Le, Andy Le, Biff Wiff, Aaron Lazar, Sunita Mani, Narayana Cabral, Chelsey Goldsmith, Craig Henningsen. Guion: Dan Kwan, Daniel Scheinert, Daniels. Música: Son Lux. Fotografía: Larkin Seiple. Productora: A24, AGBO, Hotdog Hands, Ley Line Entertainment, Year of The Rat, IAC Films. Distribuidora: A24. Estreno en España: 03 febrero 2023.

Cartel de la película
Cartel de la película

Disponible ya en múltiples plataformas domésticas, irrumpe la rutilante triunfadora en la ceremonia de los oscars de este año que, por otro lado, que ha despertado bastante poco interés, muy en la línea del año anterior, ya sin excusa del golpe acusado por la pandemia; pero eso es otro debate que requiere mayor profundidad.

Original como ninguna antes, podría decirse que inclasificable, y también rompedora, Todo a la vez y en todas partes es una mezcla de géneros variopintos, con mayor componente de comedia, y con trazos de ciencia-ficción, superhéroes e incluso un salpimentado de drama, pasando por fogonazos de epopeya. Un verdadero sicotrópico que posee momentos vibrantes y magnéticos, planteados desde la diversión irreverente, a ratos escatológica, que juegan deliberadamente con el desconcierto generalizado del espectador. Pero dicho desconcierto tiene un límite, y puede transformarse en tedio y desinterés a medida que avanza el metraje y nos acercamos al final de las dos horas y cuarto que dura la broma (en el amplio sentido de la palabra) sin asentar las ideas.

La película que ha arrasado con siete premios Oscar, incluidos mejor película y también dirección, de once nominaciones totales, hace gala de esa mencionada irreverencia que invade el proyecto para sentarse al lado de películas como Amadeus, Memorias de África, El Golpe, Annie Hall, El Padrino o Million Dollar Baby, por poner sólo algunos ejemplos. Demencial, esto es de las pocas cosas claras que tengo sobre esta marcianada de película.

Con todo, esta locura plantea a quien suscribe el enorme dilema, aún con el desconcierto en el cuerpo, de no saber si resaltar más las genialidades y sorbos de cine muy bien hecho con un reparto atinado (quien iba a imaginarse algún día al niño de Indiana Jones y el templo maldito o Los Goonies con un Oscar entre las manos…), los momentos brillantes y rompedores (brutales las coreografías de kung-fu, de las mejores que he visto), o por el contrario, darle mayor peso a la sensación de que a uno le han tomado por tonto y que el pastiche acaba en agotamiento por abrasión del respetable. ¿Maravilla técnica y bendito ingenio o estupidez al cubo que zozobra entre tanto caos? Pues ahí el dilema, siento no ser capaz de ser más firme, ya lo entenderá quien se atreva a echarle un vistazo a la criatura…

Sin entrar en detalles argumentales, es deliberado, y con más mensaje y carga de profundidad de lo que parece, no es una propuesta apta por su envoltura a tu abuela o a niños que te rodeen. Muy probablemente, si algún ser intergaláctico con poderes sacados del multiverso me amenazase con introducirme por algún orificio un premio con forma de bala de cañón si no le describo mi sensación final tras ver esta joya (tomen la palabra joya en su sentido literal o más irónico, según gustos), podría resumirle que me ha gustado bastante verla y que en la vida me volvería a sentar para revisionarla.

Puntuación: 6

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS [email protected]

El dilema