miércoles. 21.02.2024

Goyas 2024: avalancha

juan-antonio-bayona-premios-goya-2024-65c832222f067
juan-antonio-bayona-premios-goya-2024-65c832222f067

¡Cierren filas! Así podría resumirse el empujón/apuesta que la industria del cine, con el apoyo inestimable de Netflix, que no es ninguna nimiedad, le otorga a la producción de J. A. Bayona con un ojo puesto en la ceremonia de los oscars, con su película nominada para España.

La sociedad de la nieve ha sido una avalancha de premios, y ha copado en el palmarés con casi todos a los que optaba (12 de 13). Mejor guion adaptado, que fue para Pablo Berger, por Robot Dreams, otra candidata al Oscar, ha sido el único galardón que se le ha resistido. Por lo demás, la 38ª edición de los Premios Goya ha sido dominada de cabo a rabo por la brillante propuesta de Bayona, recibiendo entre otros reconocimientos, los “gordos” a mejor director o mejor película. Así, la cinta la cinta pasa a ser la tercera más premiada de la historia, sólo por detrás de Mar adentro, que consiguió catorce en 2004, y de ¡Ay, Carmela!, que logró trece en 1990.

La gala en sí, presentada este año por Ana Belén, Javier Ambrossi y Javier Calvo, ha resultado un alegato en contra de la violencia sexual, bien está, y ha pasado a la historia por el mandoblazo a la cara que le ha soltado antes de entregar el premio a Mejor Película para cerrar la ceremonia (de más de tres horas y media, algo larga nuevamente) Pedro Almodóvar al vicepresidente de Castilla León (que se encontraba presente) como respuesta a unas declaraciones justo el día antes. El realizador, dándose por aludido y en pretendida defensa del cine español, dijo textualmente: “Hace no muchas horas, un político que está presente en esta sala, ha hablado de nosotros como los señoritos que recogen las subvenciones... Les está hablando uno de esos señoritos. Dijo que recogemos las subvenciones para después hacer películas muy malas que no interesan, Bien, pues yo a este hombre le voy a decir lo obvio, que es que el dinero que los cineastas recibimos como anticipo, lo devolvemos con creces al Estado a través de los impuestos y de la Seguridad Social, además de que creamos miles de puestos de trabajo". Las claras palabras de Almodóvar no necesitan juicio de valor o comentario alguno por nuestra parte…

En favor de la gala hay que decir que esta vez la organización tuvo la sensatez de encomendar la parte de las actuaciones musicales a cantantes profesionales, que los hay, muchos y buenos en España, evitando sonrojos innecesarios, aunque ello no supusiese que el evento careciese de elementos irregulares y claramente mejorables.
Sigourney Weaver, premiada con el Goya internacional, icono del cine y ejemplo de heroína guerrera fue homenajeada con un largo y merecido aplauso en pie de todo el auditorio, y ella correspondió ensalzando amablemente el cine español en particular, y rindiéndose a la evidencia de los más de 150 millones de personas que ha visto La sociedad de la nieve, con Bayona a su lado en el escenario como persona elegida para entregarle el premio.

Entre otros momentos destacables de la noche se encuentran la presencia y aplomo de José Sacristán, para presentar el Goya de Honor para el director de fotografía Juan Mariné, quien a sus 103 años de vida cuenta con más de 140 películas en su obviamente dilatada trayectoria profesional.

Además del de Bayona, los nombres de la noche fueron seguramente José Coronado, ganador del Goya a mejor actor de reparto por Cerrar los ojos, David Verdaguer y Malena Alterio, que ganaron los goyas a mejor actor protagonista y a mejor actriz protagonista por Saben aquell y Que nadie duerma, respectivamente, además de Estíbaliz Urresola, Goyas a mejor dirección novel y el ya citado mejor guion original.

Este 2024 se recordará en resumidas cuentas como el de una película valiente que arrasó con todo, y el del guiño del cine patrio para que, a diferencia de otros años, la película que enviamos a los Oscars tenga el respaldo generalizado. Veremos si surte efecto, eso es harina de otro costal y el tiempo lo dirá…

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]

Goyas 2024: avalancha