viernes. 19.04.2024

Sorpresa, sorpresa

Master and Commander: al otro lado del mundo
Dirección: Peter Weir. Título original: Master and Commander: The Far Side of the World. País: USA. Género: aventuras, histórica. Año: 2003. Duración: 137 min. Intérpretes: Russell Crowe, Paul Bettany, James D'Arcy, Max Pirkis, Lee Ingleby, Robert Pugh, David Threlfall, Edward Woodall, Ian Mercer, Billy Boyd, Joseph Morgan, Richard McCabe, Chris Larkin, George Innes, Mark Lewis Jones, Bryan Dick, Alex Palmer, John DeSantis, Patrick Gallagher, Ousmane Thiam, Thierry Segall. Guión: Peter Weir, John Collee (Novelas: Patrick O'Brian). Música: Christopher Gordon, Iva Davies, Richard Tognetti. Fotografía: Russell Boyd.

MASTER AND COMANDER
MASTER AND COMANDER

¿A qué podemos llamar hoy clásico? Cada cual que ponga el listón temporal donde, razonablemente, le parezca. Veinte años desde su estreno (parece mentira, veinte años ya) empieza a oler a barrica de roble, así que por ello entre otros motivos parece buena elección para inaugurar la sección de recomendaciones “clásicas”, hablar de esta película. Master and Commander es ya un icono del cine de aventuras, basado en las populares novelas navales de Patrick O´Brian que en 2003 aunó reconocimientos múltiples y merecido aplauso popular. Nominada a 10 premios Oscar, incluido el de mejor película, y ganando el de mejores efectos sonoros (absolutamente brutales en el realismo) y el de mejor fotografía, igualmente meritoria (excelsos planos de batalla…). Los trabajos de guión y realización de Peter Weir, uno de los grandes (Matrimonio de conveniencia, La costa de los mosquitos, Único testigo, El club de los poetas muertos o El show de Truman entre otros títulos, se encuentran en su filmografía), nos transportan con maestría al interior de la Surprise, un imponente navío inglés de la época napoleónica, convirtiéndonos durante más de dos deliciosas horas en uno más de la tripulación.

El capitán Jack Aubrey (Russell Crowe) comanda una peligrosa expedición para la captura de un corsario que actúa bajo bandera francesa y que podría decantar en el mar la guerra que mantiene el Reino Unido contra Napoleón. Asistimos a un sorprendente juego del gato y el ratón en el que se torna el proceso de persecución, que hace pasar varias veces a británicos y franceses de cazadores a cazados en un ejercicio de fluidez y tensión argumental que conecta a la perfección con los espectadores.

Crowe interpreta con mucha personalidad y ligero exceso de alegría a un capitán que es mucho más que eso para una tripulación entre la que tenemos a nombres como Paul Bettany (estupendo contrapeso del protagonista) o James D'Arcy, y que le seguiría al fin del mundo. Teniendo en sus escenarios de batalla los puntos álgidos, el film equilibra ritmo de acción con sublimes momentos de tensa espera, diálogos bien escritos e interpretados, y momentos de camaradería del día a día para la retina que no tienen mucho que envidiarle a los cañonazos, abordajes y demás ingredientes indispensables para una aventura de este calibre. No podemos dejar de mencionar junto a las citadas virtudes de la cinta una poderosa y elegante banda sonora que les resultará familiar aunque no hayan visto la película, así como el abierto final que deja las cosas exactamente como deben. Cine con mayúsculas del que ya no se hacía cuando Peter Weir se lanzó a construir este trabajo injustamente eclipsado en el tremendo año de su estreno con títulos enfrente como El señor de los anillos: El retorno del rey, Lost in Translation, Mystic River, La joven de la perla o Buscando a Nemo.

Si no tuvieron la enorme fortuna de verla en el cine cuando se estrenó, recomiendo encerrarse con ella y un bol de palomitas en una habitación que cuente con una pantalla lo más grande posible y un buen equipo de sonido, a ser posible envolvente. Ya lo agradecerán, ya…

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]
 

Sorpresa, sorpresa