viernes. 24.05.2024

Territorio hostil

Blue lights

Dirección: Declan Lawn (Creador), Adam Patterson (Creador), Gilles Bannier. Año: 2023. País: Irlanda. Duración: 60 min. Género: Serie de TV. Drama. Thriller. Policíaco. Intérpretes: Sian Brooke, Katherine Devlin, Nathan Braniff, Martin McCann, Richard Dormer, Hannah McClean, Jonathan Harden, Joanne Crawford, John Lynch, Michael Shea, Dane Whyte O'Hara, Andi Osho Guión: Fran Harris, Declan Lawn, Adam Patterson. Música: Eoin O'Callaghan. Fotografía: Stephen Murphy. Productora:      BBC Studios, Gallagher Films, Two Cities Television. Distribuidora: BBC. Fecha de estreno en España: en Movistar Plus+: 29-09-2023.

Acháquelo ustedes a la parte miserable y sensacionalista de la naturaleza humana, a lo espectacular y emocionante que aporta a la ficción, o a cualquier otro motivo, el conflicto, y en especial el conflicto armado es fuente de inspiración para el mundo audiovisual del entretenimiento doméstico desde el punto hasta el que la memoria pueda transportarnos. Siempre que hay dos bandos (o más), e intereses comunes en disputa, hay posibilidad de argumento para una historia que contar.

En este caso ubicamos la atención del espectador en una serie de policías, cuyos principales protagonistas son recién llegados al cuerpo, y que tiene su mayor poder y su fuente de originalidad en estar ambientada en Belfast, una ciudad que ha vivido durante años el conflicto entre católicos y protestantes que ha sido denominado de diferentes formas y que ha marcado una época. Aún hoy la policía está preparada para actuar en un terreno considerado hostil y con un equipo y una preparación diferentes a los del resto de los cuerpos de seguridad del Mundo. Belfast es, incluso en épocas en las que, afortunadamente no hay coches bomba y disparos a diario, un lugar más que particular para vivir y donde ejercer como policía, especialmente si patrullas las calles. Esta idiosincrasia aporta el extra a una serie irlandesa que corre a cargo de la productora de la BBC, siempre lo decimos, sello de calidad que de por sí a un servidor le despierta la necesidad de dar una oportunidad como espectador. Y como casi siempre, añado que no me ha decepcionado.

Un producto que a priori puede sonar a ya visto, una mezcla entre “En el nombre del padre” con “The Rookie”, rápidamente se desmarca de ambas (del primer título por la juventud de su reparto coral y el tiempo para desarrollar los personajes, y de la segunda porque huye de la frivolidad del formato estadounidense). Blue lights posee destellos del encanto de esa atmósfera “sucia” y realista, magnética, y de una tensión que amenaza a unos personajes con los que el espectador se identificará por lo bien trazados que están. Probablemente si el respetable le da una oportunidad a esta producción cuidada con esmero, más temprano que tarde acabará tan interesado por el devenir de los acontecimientos que no podrá dejarla.

El lugar la hace diferente, ya lo hemos mencionado, pero no sólo esto la convierte en una serie más de policías, puesto que se trata de una obra tensa y entretenida por igual, que podría colocarse cerca de las cimas de calidad de la muy laureada y aplaudida Line of Duty, serie que, por cierto, también recomendamos desde este humilde rincón fervorosamente.

Las propias contradicciones de los personajes, sus características particulares, sus diferentes edades, los asuntos en los que se ven envueltos y la complicación a gran escala que será la espina dorsal del argumento de esta primera temporada (ha sido ya renovada para una segunda que, como es sello de identidad de la productora, se cocerá a fuego lento) que no hay que ser un sabueso para sospechar que no dejará precisamente un legado de indiferencia. Me declaro del club de fans de las series policiales británicas, y si no existe, hay que crearlo…

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS [email protected]

Territorio hostil