jueves. 13.06.2024

Hechos aislados

Finales de agosto. La Vuelta a España sale de Barcelona, con un recorrido espectacular que incluye Montjuich. Los muchachitos de los autoproclamados  Comité de Defensa de la República -no deben ser los más listos de la clase, no- sabotean la carrera tirando chinchetas y aceite al paso de los ciclistas. No pasó nada porque la pericia de los corredores y la suerte estuvieron de nuestro lado. Nada preocupante. Un hecho aislado.

Unas semanas más tarde, un cartel de Santiago Abascal -se quiera o no, presidente de la tercera formación más votada en España- con un tiro en la nuca aparece anunciando un concierto en el País Vasco. Nada preocupante. Un hecho aislado.

Ayer, sin ir más lejos, la presidenta -se quiera o no- de las Cortes de Aragón, y por tanto cargo representativo de todos los aragoneses, niega el saludo en público y en un acto oficial a la ministra de Igualdad, Irene Montero. Puede gustar o no, pero es ministra de todos los españoles. Nada preocupante. Un hecho aislado.

Horas más tarde, un concejal del PSOE toca tres veces la cara, en tono amenazante, al alcalde de Madrid. A fin de cuentas,  el alcalde de todos los madrileños y de una de las principales ciudades de Europa. Nada preocupante. Un hecho aislado.

Esta mañana, Óscar Puente, ex alcalde de Valladolid y diputado en el Congreso -lo han votado por ahí- se ve envuelto en una agria polémica con un pasajero, lo que obliga a retrasar el AVE desde Pucela. Me da que Puente es de mecha corta. Por tanto: Nada preocupante. Un hecho aislado.

De los numeritos en el Pleno de Ceuta, nada preocupante. Un hecho aislado. Como lo fueron escraches a una Begoña Villacís encinta, la hostia a Rajoy en una campaña electoral, agresiones a periodistas en el exterior del Parlament,  la amable visita de restos de Ultras Sur a la librería Blanquerna y tantos hechos aislados.

¿Seguro qué no hay nada preocupante?....

Hechos aislados