viernes. 12.04.2024

El morado que no cesa

Ramón Rodríguez/ Archivo
Ramón Rodríguez/ Archivo

Hace diez años en el Teatro del Barrio comenzó la denuncia formal de este teatrillo, de esta tragicomedia bipartidista, por consiguiente turnista, que unos dicen heredamos del régimen del 78, y yo creo viene de mucho antes, si bien se consolida en el susodicho 78. Antes de emprender la maravillosa tarea de relacionar la poesía de Miguel Hernández con Podemos, como regalo de cumpleaños, quisiera dejar una pregunta en el aire ¿cómo el PSOE y Sumar pueden pactar con partidos racistas de derechas como Junts y no con Podemos? 

“Este rayo ni cesa ni se agota:
de mí mismo tomó su procedencia
y ejercita en mí mismo sus furores”

La poesía de Hernández es lucha y resistencia contra el destino dictado por los poderes fácticos que propagan desigualdad. Si un partido político se ha caracterizado por su lucha contra la desigualdad y la injusticia social ese es Podemos. Más tarde volveré sobre ello.

Sus poemas, e incluso su propia vida, son un ejemplo de combate contra la adversidad. Pasando de la metáfora a la realidad y de ésta a los libros de historia. Pues creo que Podemos se identifica perfectamente con lo que acabo de exponer.

La justicia social y los derechos de los trabajadores son una constante en la obra de Hernández como lo son en las actuaciones de Podemos.

La solidaridad y la unidad también aparecen reiteradamente en los versos de Hernández, y Podemos ha promovido estos valores hasta la extenuación, tanto en la interna del partido como en la sociedad.

La sensibilidad como la empatía definen a Hernández y sus poemas, y esta sensibilidad y empatía las ha trasladado Podemos, una y otra vez, a la arena política poniendo a la gente en el centro de la vida.

En general Hernández, y por consiguiente su obra poética, demuestran una profunda sensibilidad hacia las condiciones de los menos favorecidos, o dicho de otra manera, denuncia una y otra vez los injustos privilegios de algunos. (Privilegios heredados y perpetuados para potenciar y agrandar la desigualdad en todos sus aspectos). Podemos ha hecho exactamente lo mismo desde su nacimiento el 17 de enero de 2014. 

La poesía de Hernández muestra una profunda sensibilidad hacia los que sufren. Podemos, como partido político, ha abogado por políticas que buscan abordar las desigualdades y promover la empatía social. Desde esta perspectiva, podríamos encontrar una conexión en la sensibilidad social y la empatía expresada tanto en la poesía de Hernández como en los valores de Podemos.

Si existe un símbolo de renovación en España ese es Podemos, ya sea política, social o culturalmente; por su parte Miguel Hernández utilizaba con inusual maestría el simbolismo de la renovación y la naturaleza. Tal como la naturaleza se renueva cíclicamente, Podemos ha representado y representa un ciclo de cambio político y social.

Si nos preguntan por “la voz del pueblo” resulta imposible no pensar en Hernández que hablo por trabajadores, marginados y apartados de la sociedad ¿qué partido político ha hecho algo análogo? Podemos, “la voz de la gente”.

“El rayo que no cesa” es una genialidad cuyos protagonistas absolutos son la pasión y la determinación como ocurre con Podemos: pasión y determinación para persistir en nuestros valores y seguir ampliando objetivos. De la igualdad a la equidad. “El morado que no cesa” no es una campaña publicitaria sino una empecinada realidad a la que se intenta apartar de nuestra sociedad y con forme con más ahínco lo hacen más resistimos. Estamos luego somos. 

Como apuntara Soul Etspes: “La honestidad sin el coraje para defender aquello en lo que cree no es honestidad es claudicar o manipular”.  

Ramón Rodríguez Casaubón

El morado que no cesa