lunes. 20.05.2024

La de José Marchá no es sino otra historia más de milicias, de gente que viene a Ceuta a cumplir con el Servicio Militar Obligatorio y se 'engancha' a la ciudad. De alguien que quería, o esperaba, estar unos meses en la ciudad y que al final acabó quedándose o dejando un trozo del alma en la ciudad. El se fue hace años de Ceuta, ciudad en la que ha vuelto casi un cuarto de siglo después a exponer.

Lo hace, además, con una donación. "Un cuadro que no está aquí, porque no entra por la puerta", dice Ana Lería, directora de la red de Museos. El cuadro, cuya donación firma con la consejera Pilar Orozco, se llama Bailarinas y formará parte de la exposición permanente de la ciudad en el Museo de las Murallas Reales.

Marchá firma la donación de  'Bailarinas' ante Pilar Orozco y Ana Lería/ Juanjo Coronado
Marchá firma la donación de 'Bailarinas' ante Pilar Orozco y Ana Lería/ Juanjo Coronado

Es la exposición "número 70 de mi vida", dice el jiennense, "y en Ceuta son ya unas cuantas. En el Casino Militar, en el antiguo Centro de Hijos de Ceuta, en el Museo de las Murallas Reales... Incluso, en el Parque Marítimo, llegué a realizar una exposición para un acto de una noche, que me encargaron unas cuantas familias de Ceuta", recuerda. Sobre esa misteriosa velada "recuerdo que había fiesta, apellidos ilustres y velas"...

José Monge Cruz 'Camarón de la Isla', respresentado por Marchá/ Juanjo Coronado
José Monge Cruz 'Camarón de la Isla', respresentado por Marchá/ Juanjo Coronado

De la obra llama la atención su devoción por la cocina. "Llevo pesando, por cierto, lo mismo desde hace cuarenta años, pero soy un apasionado de la gastronomía", admite. Llama la atención un enorme huevo frito. "Si son dos, es la obra perfecta", reconoce. "Este lo pinté viendo a mi hermana cocinarlo, y le pedí que se quedara quieta, y hacerle una fotografía".

Marchá es un apasionado del viaje, del detalle costumbrista, del paisaje. No puede evitar un cierto tono de nostalgia al recordar "que antes se podía viajar por Siria o Jordania con tranquilidad", ni oculta su admiración por el paisaje en Marruecos. La exposición, en el Museo del Revellín, la inaugura la consejera de Educación y Cultura. "Soy Pilar, la hija de tu amigo Pedro. No te conozco, pero como si lo hiciera desde siempre, de tanto como se ha hablado de ti en mi casa", se presenta humilde la edil autonómica. El soldado Marchá, pues, vuelve al lugar donde fue feliz. Tan profunda es la huella que deja Marchá entre sus amigos que hasta la propia directora de la Red de Museos, Ana Lería, rompe su habitual discreción ante la prensa para hablar del artista. Y, por cierto, para confirmar que el día 7 de mayo tenemos una cita con Rubens en las Murallas Reales.

Marchá y el regreso del soldado pintor