miércoles. 29.05.2024

El curso que viene van a cambiar muchas cosas en materia educativa tanto parta docentes como alumnos de Formación Profesional (FP) y “no hay marcha atrás”. La nueva Ley de FP ha llegado para quedarse y juntar en una misma estructura la FP reglada y la Formación Profesional para el Empleo (FPE). De este modo, los diferentes títulos podrán estudiarse “por trocitos acumulables” o por titulaciones completas.

La VII Feria de Formación Profesional Dual, organizada por la Cámara de Comercio de Ceuta, ha abordado dichos cambios legislativos de la mano de Fernando Soler Parra, divulgador y profesor de enseñanza secundaria y coordinador de FPDual en el IES Joan Fuster de la Comunidad Valenciana.

La jornada, dirigida esencialmente a institutos y empresas –“que no son cosas separadas”-, se está desarrollando durante la mañana de este martes en la Biblioteca Pública del Estado ‘Adolfo Suárez’, donde la sala polivalente lleva a rebosar desde primera hora.

Allí, de pie, como lleva casi dos décadas dando clase, Soler ha desgranado de manera minuciosa pero asequible para todos los públicos la línea temporal de la legislación que permitirá “cambiar muchas cosas”, “muchos detallitos”.

De momento, para Ceuta (al igual que en la mayoría de las comunidades autónomas) tan solo hay un borrador (que se subió y se quitó de la web del Ministerio) que ha dado pistas del futuro de la FP Dual en la ciudad autónoma. Pero “no hay nada aprobado” ni “seguro” excepto que el 1 de septiembre “la maquinaria tiene que estar en marcha”. Por lo que a finales de junio como tarde deberá estar todo claro.

Para la magnitud del reto en perspectiva, el docente se ha referido a datos del observatorio de Caixabank, según los cuales en los últimos diez años “hemos conseguido meter a cuatro o cinco alumnos de cada diez” en la formación dual. “El año que viene deberán ser todos”, el millón y medio. “Todos no entrarán en empresa -algunos entrarán en otros organismos equiparables como administraciones públicas-, pero sí en el modelo de la nueva ley”, ha insistido.

En este sentido Ceuta cuenta con un problema añadido: las limitaciones de su tejido empresarial. Por ello el docente ha insistido en la necesidad de comenzar a hbalar con los mencionados organismos equiparados como el Ayuntamiento o el propio centro formativo. Otra opción para salvar este escollo, es el teletrabajo, que “no es lo ideal”, pero sirve para “salvar la situación”.

De hecho, lo ideal será que el alumno rote por varias empresas, pero no es el momento de poner “metas” como la de ampliar incluso un 10% las horas totales, sino de “arreglarse”.

Durante su exposición, el coordinador, ha empatizado con los docentes asistentes y admitido que decidir qué modelo de dual aplicar dentro del margen de la ley, es “una tensión para los profesores”. Una tarea que, para su tranquilidad, “no van a asumir”. “Probé un modelo piloto hace cuatro años y una cosa que me sorprende positivamente es que dentro de cada sector todas las empresas piden más o menos lo mismo”, ha animado a los compañeros del gremio.

Dudas que “quitan el sueño”

¿Y qué módulos se pueden dualizar? La respuesta a priori es que “existe una gran controversia al respecto. Afortunadamente, “al final parece ser que el MEFP, tras una reunión, aclaró que excepto el módulo de proyecto intermodular no hay nada prohibido, cualquiera puede ir a empresa”.

Como consejo para los empresarios y profesores, el coordinador ha comentado las ventajas cada régimen de la Formación Profesional Dual, y animado a las empresas a comenzar con el régimen general (un 25% o 35% de la duración total del módulo) a modo adaptativo antes de pasar al régimen intensivo (35% hasta el 50% de las horas de aprendizaje se podrían conseguir haciendo prácticas). Su mejor consejo: “No complicarse”, al menos hasta noviembre de 2028, punto final de esta adaptación. “El año que viene no se os ocurra”, ha advertido.

Sobre las prácticas, otro de los puntos que más dudas suscita sobre la nueva normativa, ha sido claro: “desaparecen”. Ya no existirán las FCT, sus horas quedarán liberadas y serán sustituidas por nuevos módulos que completarán los títulos hasta las 2.000 horas. Una novedad especialmente a nivel organizativo que no supondrá en todo caso una modificación de la plantilla.

Así, las horas de prácticas no se realizarán aparte de los módulos, sino -precisamente- como parte de los mismos. “Será un intercambio de cromos”. Un nuevo modelo que eliminará las horas “extra” que, en todo caso, “ya no entrarían siquiera dentro de la legalidad”.

Estas son solo algunas de las “dudas que quitan el sueño” a los profesores de la FP, también preocupados por quién dará esos módulos hasta o la posibilidad de restar plazas para interinos. El módulo de Formación y Orientación Laboral (FOL) y EIE “no se tocarán” y “no se va a ir nadie a la calle”, ha adelantado, aunque sí habrá más trabajo, ha admitido.

Y ahora qué. “Es el momento de hablar con las instituciones”, ha apremiado a los docentes, a los que animado a aprovechar las simbiosis que puedan crear aprovechando las jornadas para hablar con las empresas y preguntar cómo pueden trabajar mejor juntos. “Descansa mucho este agosto, lo vas a necesitar”, ha concluido Soler entre los aplausos de sus colegas: “Vamos a tener dos años durillos”.

Las novedades legislativas en la FP Dual, bajo la lupa de Fernando Soler