jueves. 01.12.2022

Crónica de un cisma anunciado

La dimisión del vicario general de Ceuta, Juan José Mateos, ha generado bastante sorpresa en la sociedad local. Pero, sobre todo, en las personas ajenas al funcionamiento diario de la Vicaría general ceutí. En cualquier caso, la entrada del Ganesh en la Iglesia de Africa no es sino el punto culminante de un proceso larvado de convulsiones en el mundo parroquial ceutí.

 

 

 

Lo único que ha cambiado con esta dimisión es que, para sorpresa de muchos, el obispo de Cádiz y Ceuta si ha aceptado en esta ocasión la renuncia del vicario Mateos. Porque hasta la tarde/noche del lunes, Juan José Mateo había presentado ya su renuncia en varias ocasiones a través de los canales episcopales internos. Su periplo al frente de la vicaría general de Ceuta no ha estado exento de controversias; no tanto de cara a la calle, pero si de puertas adentro.

 

Tanto el como Rafael Zornoza -un hombre al que algunos feligreses sitúan en las líneas más conservadoras del Episcopado español-, han tenido bastantes tropezones, en especial con el mundo cofrade. La gestión y dilatación en el tiempo de las obras de San Francisco, la polémica por la situación y custodia del Cristo de Medinaceli son parte de una relación conflictiva agravada con las polémicas elecciones en la Cofradía de Santa María de África, en la que finalmente no se admitió la candidatura del ex presidente del Consejo de Hermandades, Juan Carlos Aznar. Un hombre que renunció a seguir dirigiendo el "sanedrín" cofrade entre otros muchos motivos, por tropiezos con el ya ex vicario.

 

Al margen de esto, hay factores "externos" a Ceuta que han podido influir en la salida del Vicario. El portal InfoVaticana -dirigido por Gabriel Ariza, hijo del presidente de Intereconomía, Julio- no ocultaba su insatisfacción y críticas hacia el hecho de que una deidad no cristiana fuera venerada en la Iglesia principal de Ceuta. Infovaticana alabó la actitud del obispo elogiando la firmeza de Zornoza. Se trata, además, de un portal en la línea más conservadora y tradicionalista y bastante crítico con determinados sectores de la Iglesia. Por ejemplo,  la Compañía de Jesús  que tiene en el Papa Francisco a su miembro más destacado. Varios artículos suscritos por "La Cigüeña de la torre", hablan de sacrilegio. En uno de los párrafos, se señala textualmente que "abrir las puertas de la iglesia para que en ella entrara ese dios o diosa con cabeza de elefante y llegara a los pies de la Virgen de África me parece una profanación del templo. Y que un coro rociero le cantara una Salve con la mirada puesta en la imagen con cabeza de elefante, un sacrilegio". 

 

Nadie quiere hablar con un micrófono delante, pero "off the record" algunas voces de peso dentro del mundo eclesiástico ceutí si dan detalles interesantes. Critican la falta de tacto del obispo, con plena capacidad para mover a los sacerdotes de su Diócesis,  al forzar la renuncia precisamente por un acto multicultural. No han faltado tampoco quienes han vuelto a sacar del baúl de los recuerdos la vieja reivindicación de un Obispado para Ceuta: Rafael Zornoza no ha terminado nunca de conectar con una ciudad tan peculiar en lo religioso, a la que apenas visita tres veces al año. No le han faltado polémicas tampoco, como la de los terrenos del Amor Fraterno. En relación a Ceuta; en el resto de la diócesis fue sonada su negativa, rectificada a posteriori, a que un transexual pudiera ser padrino en un bautizo. Algunas entidades al margen de la comunidad cristiana lamentan en privado el daño hacia la integración entre distintas religiones que se ha realizado aceptando la renuncia, precisamente, después de la entrada de Ganesh. Un acto casi tradicional que  se ha convertido en el pretexto para provocar un cisma cocinado a fuego lento.

Crónica de un cisma anunciado
Comentarios