domingo. 29.01.2023
CRISIS FRONTERIZA

Diálogo y concertación, las recetas de la ministra de Exteriores para abordar la crisis fronteriza con Marruecos

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, realizaba este viernes su primera visita oficial a Marruecos, una cita para abordar la crisis abierta entre ambos países ante la decisión del Parlamento del país vecino de aprobar dos leyes para extender sus aguas territoriales. Durante la misma, no quedaron sin abordarse los problemas que se están viviendo en las fronteras de Ceuta y Melilla, subrayando la ministra que “se necesitan vías de diálogo y concertación”.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, acudía este viernes a Marruecos en su primer viaje al extranjero como jefa de la diplomacia española. Se trata de un viaje que vuelve a poner de manifiesto el carácter estratégico de la relación entre ambos países y que en esta ocasión llega en plena crisis, la generada por la decisión del Parlamento marroquí de aprobar dos leyes mediante las que pretende extender sus aguas territoriales.

 

Respecto a este asunto, la ministra ha asegurado haber recibido unas palabras “tremendamente tranquilizadoras” por parte de su homólogo, Naser Burita, señalando, además, que está segura de que los ciudadanos canarios también estarán tranquilos al saber que “no habrá política de hechos consumados ni unilateralismo, sino diálogo para alcanzar soluciones de común acuerdo”.

 

En rueda de prensa junto a Burita, con el que se ha reunido en su visita oficial a Rabat, la ministra ha incidido en que Marruecos "tiene derecho" a iniciar su proceso legislativo para delimitar sus fronteras marítimas. Eso sí, ha añadido que, "de la misma manera que tiene derecho de fijarlas, también tiene el deber de hacerlo en los casos en los que hay solapamiento entre una zona marroquí y zonas de otros países, en este caso España en la fachada atlántica". Según ha dicho, Burita le ha reiterado que no habrá política de hechos consumados ni decisiones unilaterales, sino diálogo con respeto a las normas de la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar. A su juicio, esto es "un punto de partida muy sólido" para el diálogo que ambos tendrán que hacer "en aquellos espacios en que hay solapamiento de aguas".

 

Fuera de esta cuestión, la situación de las fronteras de Ceuta y Melilla también se ha convertido en protagonistas de este encuentro. La ministra de Exteriores ha señalado que “se necesitan vías de diálogo y de concertación”, igual que sobre las fronteras marítimas, porque será “el mejor instrumento. La ministra española ha dejado patente su intención de "profundizar" la relación con Marruecos, que es estratégica para la seguridad, la gestión de los flujos migratorios y la economía, y añadir nuevos capítulos como la educación, la cultura, la ciencia o la tecnología. "Queremos una mayor ambición", ha resumido.

 

Por eso, los dos Gobiernos quieren convocar lo antes posible la Reunión de Alto Nivel (cumbre bilateral), que no se reúne desde 2015 (aunque en 2019 hubo una visita de Estado de los Reyes de España al país). La ministra española también ha hablado de profundizar la cooperación de Marruecos con la UE, con una "relación específica" que se construya sobre el estatus avanzado que se le dio en 2008 y una cooperación más estrecha en asuntos internacionales y en especial en África, teniendo en cuenta que Marruecos es "una zona de estabilidad en un mundo de gran inestabilidad".

Diálogo y concertación, las recetas de la ministra de Exteriores para abordar la crisis...
Comentarios