martes. 23.07.2024

El ex Consejero de Sanidad del Gobierno del PP, Javier Guerrero, sigue en prisión provisional por un presunto delito de abusos sexuales sobre menores, y ahora parece que sumará otro frente judicial más, según ha desvelado este sábado el medio nacional eldiario.es. Según la información recogida en este medio, de la investigación realizada por la Guardia Civil se ha derivado una pieza separada que ha ido a parar al Juzgado de Instrucción Número 4 de la ciudad. A Guerrero se le seguirá la pista ahora por haber intentado planificar darle una paliza al personal de menores que, según su teoría pública conspiraba contra él para que no llegar a las elecciones de mayo. Esto sería un funcionario de menores, el director del centro de Realojo Temporal de la Esperanza y un responsable de la Fundación SAMU.

Las pruebas que han llevado a abrir esta causa son aún más interesantes que la propia noticia de la causa. La Guardia Civil durante los meses que estuvo investigando al médico habría instalado cámaras y micrófonos en el coche de Guerrero.

Y es en las grabaciones arrojadas por esos dispositivos en las que se escucharía a Guerrero tratar de urdir un “escarmiento” a esos “hijos de puta” en compañía de un conductor de la Cruz Roja. El mismo conductor de Cruz Roja que acudió en noviembre del pasado año a declarar en Comisaría que habría escuchado como se coaccionaba a los menores para que declararan contra Guerrero, según la teoría de la conspiración que sostuvo y defendió Guerrero de forma pública para defenderse de las acusaciones que le implicaban tratos con menores inadecuados y que luego culminarían con su detención y envío a prisión sin fianza por el supuesto delito de abusos sexuales.

Así, de ser cierta la información publicada por eldiario.es que cita fuentes con acceso a la investigación, Guerrero habría sido grabado durante un periodo de tiempo indeterminado en su propio vehículo, y es fácil deducir que parte de las pruebas tan contundentes como para enviarlo a prisión aún en la fase de instrucción, habrían salido de esas grabaciones.

En el run run popular a Guerrero se le había visto tratando con menores y paseándolos en su coche en reiteradas ocasiones.

En la información del medio nacional se explica que la Guardia Civil llegó a advertir durante la Navidad al director de la Esperanza de que modificase sus rutinas y procurara no ir sólo por la calle, dado que le habían dado veracidad a las amenazas que planeaban Guerrero y su amigo, que habrían llegado a poner cirtas acciones en esa dirección en marcha.

A uno de los trabajadores del SAMU señalados, le llegaron a destrozar el coche a pedradas y romperle un retrovisor y un embellecedor durante el partido que jugó el pasado 15 de enero la AD Ceuta contra el Castilla cuando estaba aparcado en las cercanías del Murube, según se recoge en esa información.

Guerrero además, según otras informaciones habría cambiado de abogado desde que entró en prisión.

Guerrero suma una segunda causa judicial por planificar una paliza al personal de menores