jueves. 25.07.2024

Atajar los actos vandálicos contra los autobuses del servicio público de transporte urbano en Ceuta es prioritario para todos los agentes implicados. Tanto desde la Delegación del Gobierno como desde la Consejería de Gobernación de Ceuta, se lleva trabajando desde que se dio un repunte en los atentados contra los autobuses, sobre todo, los que lo hacen en las líneas que cubren el trayecto hasta la barriada de Príncipe Alfonso.

Desde el mismo momento en el que resurgieron los apedreamientos contra los vehículos de la empresa municipal Amgevicesa, la Junta de Seguridad llevó a cabo una división en el acompañamiento de las líneas que entran en la barriada de Príncipe Alfonso, repartiendo las tareas de acompañamiento a los autobuses entra la Policía Local y la Policía Nacional.

Los efectivos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional no han dejado de prestar dicho acompañamiento a la línea que les corresponde custodiar, la línea número 8, que sigue prestando el servicio en la barriada.

El último ataque con piedras sufrido por uno de los autobuses de la  empresa Amgevicesa fue en la línea 4, cuyo acompañamiento lo presta la Policía Local. Esta línea, la número 4, dejó de prestar servicio dentro de la barriada el pasado domingo.

El pasado día 11 de mayo, la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO mostró la preocupación del colectivo de conductores de autobuses tras recibir la noticia de que el acompañamiento policial por las calles del Príncipe Alfonso se ha retirado y tendrían que volver a realizar dicho recorrido sin protección.

Según el sindicato, la preocupación existía dado los recientes acontecimientos producidos en dicha línea que generó una situación insostenible entre la plantilla que sufría “miedo”, ante apedreamientos, atracos a mano armada y amenazas.

Exigían a la Administración Local y a la Administración General del Estado, que tomará “las medidas necesarias para asegurar que el recorrido y la salud de trabajadores y usuarios/as no está bajo ningún riesgo".

La Policía Nacional mantiene el acompañamiento de la línea 8