viernes. 02.12.2022
MEDIO AMBIENTE

La zona de bajas emisiones, más cerca de ser una realidad

La Consejería de Medio Ambiente llevaba a la reunión del Consejo de Gobierno de este viernes la aprobación de la contratación de la asistencia técnica para el diseño de la zona de bajas emisiones, que tiene que estar vigente a lo largo del próximo año

Tráficos en la zona del Polígono / África González
Tráficos en la zona del Polígono / África González

La Consejería de Medio Ambiente y Servicios Urbanos ha previsto la contratación del servicio de asistencia técnica para diseñar el proyecto de zona de bajas emisiones. Así ha informado este viernes el portavoz del Gobierno, Alberto Gaitán, quien ha recordado que con esta implantación, la Ciudad cumple con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que fija 2023 como fecha para la puesta en marcha de varias medidas para impulsar la movilidad urbana sostenible.

El miembro del Gobierno ceutí ha indicado que dicha Ley establece la obligación de tener implantados planes de movilidad urbana sostenible con medidas de mitigación y reducción de las emisiones provocadas por la movilidad, incluyendo, entre otras, el establecimiento de la zona de bajas emisiones.

Como saben, las zonas de bajas emisiones se refieren a la calidad del aire y para mejorarla la entrada a determinados vehículos está prohibido debido a sus emisiones, es decir, son medidas creadas para mejorar la calidad del aire. En el caso de Ceuta, tal y como relataba el consejero de Medio Ambiente en pleno durante el pasado mes de julio, se va a abordar de forma conjunta el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y la Zona de Bajas Emisiones. Para ello, señalaba entonces, se ha contratado una empresa que está realizando un estudio de campo con un sistema de muestro que permitirá conocer los índices de calidad de la ciudad, permitiendo que la realización de una propuesta más precisa para esa Zona de Bajas Emisiones.Dicha zona contará, además, con un sistema de reconocimiento de matrículas y de medición en continuo de emisiones atmosféricas y acústicas, señalando también que se realizarán actuaciones de información, sensibilidad y concienciación a la ciudadanía. Respecto al presupuesto total, explicaba el pasado mes de julio Yamal Driss, se destinarán 300.000 euros.

Sobre el servicio al que ha dado luz verde el Consejo de Gobierno, Gaitán ha indicado que la consultora se encargará de efectuar un estudio de campo y con los técnicos de la Consejería se efectuará la propuesta de la zona. “Se tramitará como una ordenanza, por lo que se tratará de un proceso participativo”, ha aseverado el consejero.

La zona de bajas emisiones, más cerca de ser una realidad
Comentarios