lunes. 28.11.2022
HISTORIA

Once años de diferencia para dos domingos muy distintos

Este cuatro de noviembre está siendo una jornada normal. Todo lo contrario a la frenética actividad de otro domingo de igual fecha, la de 2007, con una ciudad que se preparaba para una visita largo tiempo esperada y, sin duda, histórica: la de los Reyes de España, Juan Carlos I y Sofía.

 

Domingo, 4 de noviembre de 2007. Domingo, 4 de noviembre de 2018. No sólo hay diferencia entre los años, sino también en la actividad de la ciudad en ambas jornadas. Si este domingo ha sido un día tranquilo, apacible y en el que el mercado artesanal ha sido lo que más gente ha congregado en el centro; si la frontera ha funcionado con la normalidad deseada, hace una década y un año fue un domingo bien distinto.

 

A primeras horas de la mañana, comenzaban los trabajos de preparación de la Avenida Alcalde Sánchez Prado. Vallas, convenientemente adornadas con banderas nacionales como las que repartía -de menor tamaño, eso sí- la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos junto a la estatua del último alcalde republicano inaugurada apenas un año antes. Ceuta iba a vivir, al día siguiente, la primera visita de un Rey de España desde 1927. La última monarca en estar -oficialmente- en Ceuta antes de la fecha fue Isabel de Rumanía.

 

Al otro lado de la frontera, la histórica visita tampoco generaba indiferencia. Frente al consulado español en Tetuán, una manifestación convocada por la Unión Socialista de Fuerzas Populares -fundada por el histórico Abderraman Yusufi, primer ministro con Hassan II- protestaba por la visita y mostraba su decepción con Juan Carlos I. Eran también horas intensas en el Palacio Autonómico: desde el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, hacia abajo, prácticamente todo el Gobierno andaba revisando los últimos detalles. Un Palacio "tomado" en la tarde noche del 4 de noviembre por la Casa Real: desde las indicaciones a los periodistas tanto locales como foráneos que estaban acreditados para la histórica visita hasta los últimos trabajos de los servicios de seguridad de la Casa Real.

 

Por cierto, que entre los periodistas, muchos venidos desde el extranjero. Principalmente, de Portugal, para cubrir la noticia en una ciudad tomada por unidades móviles de algunas cadenas de televisión. A última hora de la tarde, en la oficina de Protocolo seguía sonando el teléfono: centenares de invitados al almuerzo con los Reyes, pero nunca las suficientes plazas para la cantidad de gente que hizo "alguna gestión" para almorzar con los monarcas.

 

Siete años después de aquella histórica visita, -acompañados de la entonces ministra de Sanidad, Elena Salgado- el Rey anunciaba su abdicación adquiriendo la condición de Emérito. Fue la última visita de un Jefe de Estado a Ceuta. Desde 1927 -con Alfonso XIII inaugurando el Ayuntamiento- hasta entonces, sólo el ex presidente republicano Niceto Alcalá Zamora había estado en la Ciudad Autónoma. También, aunque a título personal durante sus vacaciones, el hoy secretario general de la ONU y entonces presidente luso, Antonio Guterres en 1995.

 

Por cierto: al Ceuta se le dan mal los 4 de noviembre, con o sin visita real. Un empate a uno como local en el de 2018 frente al Córdoba B en el Murube, una derrota por 2-0 frente al Aguilas en aquella jornada.

 

 

Once años de diferencia para dos domingos muy distintos
Comentarios