sábado. 20.04.2024
ACADEMIA DE LA TELEVISIÓN

Ceuta se deja querer por la ficción audiovisual: “seguro que encontraríamos un personaje para el Ministerio del Tiempo”

La cita de la Academia de la Televisión en Ceuta ha servido para abordar el momento en que se encuentra el sector audiovisual en nuestro país, especialmente en lo que se refiere a la producción de series de ficción. Especialistas en la materia han explicado el funcionamiento del sector, lo que buscan para sus localizaciones o cómo se conjuga la fuerza con la que vienen pisando las nuevas generaciones con la experiencia de los “maestros” del oficio. Una radiografía de un sector que vive uno de sus mejores momentos.

Momento del Desayuno de la Academia de la Televisión este jueves en Ceuta / Alejandro Castillo
Momento del Desayuno de la Academia de la Televisión este jueves en Ceuta / Alejandro Castillo

“Crear emociones, contar historias” ese es, en palabras de José María Irisarrii lo mejor de su trabajo. Unas palabras que llegan de uno de los grandes nombres del sector audiovisual español, no solo en el ámbito de la ficción, sino también en el de el documental. 35 años de trayectoria avalan a uno de los profesionales que ha formado parte del Desayuno de la Academia de la Televisión que este jueves, por vez primera, ha salido de Madrid para celebrarse en Ceuta, de la mano de la Cámara de Comercio.

Es por eso que sus palabras sobre Ceuta son todo un aviso a navegantes. Él fue uno de los productores de El Ministerio del Tiempo, una serie que le encantaría seguir produciendo (“hay que convencer a Televisión Española”), y con la que ha vinculado a nuestra ciudad: “seguro que encontraríamos un personaje en Ceuta para grabar un capitulo de El Ministerio del Tiempo”. Y es que, ha recordado, con cada capítulo de la serie que se emitía, no solo se incrementaban de forma exponencial las búsquedas sobre el personaje histórico del que se tratara, sino también de los lugares en que se desarrollaba la historia. ¿Imaginan lo que podría suponer eso para un lugar como la ciudad?

Una ciudad que, también ha quedado de relieve en el encuentro, ofrece muchas posibilidades en ese sentido, y si no que se lo pregunten a Begoña Álvarez, directora de ficción de Unicorn Content, que ya ha rodado en la ciudad en el marco de una serie pendiente de estreno, 'El Marqués', una ficción de época. Fue solo una jornada, recordaba, pero “encontramos en Ceuta un enclave maravilloso, como son las Murallas, y pudimos trabajar de forma cómoda con un resultado muy cinematográfico que nos va a dar un punto de calidad”.

Y es que las localizaciones son un punto clave en cualquier historia, especialmente cuando uno tiene que recrear tiempos pasados, o lugares lejanos a los que no se puede acceder para grabar. “Ese es nuestro trabajo, recrear algo que no existe, viajar al pasado...”, explica José María Irisarri. En eso tiene experiencia, y mucha, Pepe Ripoll, productor ejecutivo de Buendía Studios, creadores de La Unidad: Kabul, que rodó parte de la serie el Almería, muy lejos de Afganistán.

Todos ellos lo saben, son conscientes de las dificultades de los proyectos que emprenden en cada uno de los ámbitos, desde la producción al guión, pasando por los efectos especiales. Para que todo salga bien, explica Amaya Muruzabal, CEO de mContent, es necesario un gran equipo. “Somos como un ejército”, señala, preparado para rodar en tiempo y forma porque especialmente lo primero vale dinero. Los retrasos son los grandes enemigos de los rodajes, por ello necesitan que el equipo funcione y que la localización escogida no solo se adapte a las necesidades de la historia, sino que también cuente con cuestiones tan básicas como capacidad de dar alojamiento y comida a todos los que forman parte del proyecto. Especialmente importantes, han destacado, además, durante su intervención los ponentes en este Desayuno de la Academia de la Televisión, son las ayudas del territorio en cuestión, la implicación de los ayuntamientos, la facilidad para conseguir permisos de rodaje e incluso para tener que cambiar por unos días la fisionomía del territorio. Y es que, subraya Begoña Álvarez, “después de la parte creativa viene la parte práctica”, “tener cuantas más facilidades logísticas, mejor”.

El cambio en la industria audiovisual

Todo ello en un sector que ha dado un salto cualitativo en los últimos años de la mano de las plataformas. “Todos hemos tenido que reconvertirnos”, han explicado, porque el tan temido “share” (las audiencias de la emisión en televisión) ya no es el único que manda. No tener que satisfacer a una audiencia tan generalista como antes, han explicado, permite hacer otras cosas, proyectos con sentido.

Lejos queda el final de los años 80, cuando comenzó a hacerse ficción en España y todo era nuevo, cuando no existían ni guionistas de series “tuvimos que hablar con un guionista de la Ruleta para Médico de Familia”, ha explicado José María Irisarri, el más veterano de la mesa. Ahora todo ha cambiado “era un juego, se fue abriendo y la transformación en estos treintaypico años es brutal”.

Juventud o veteranía

Otro de los grandes cambios es la incorporación de miembros cada vez más jóvenes a los equipos. Así lo ha explicado Amaya Muruzabal “es muy importante dejar paso a las nuevas generaciones”. “Son multidisciplinares, su lenguaje es nativo digital y entienden la sintaxis visual perfectamente. Son cosas que nosotros no sabíamos”, algo que ha podido comprobar de primera mano en su última producción Reina Roja, una de las series más esperadas del año.

Pero a la juventud hay que sumarle veteranía, gente con experiencia (lo que en Méjico llaman “maestros”, ha explicado Muruzabal). Así, Begoña Álvarez señala que “es una cuestión de equilibrio, que haya un poco de todo” porque en los rodajes te enfrentas a situaciones novedosas y siempre es bueno contar en el equipo con gente con experiencia que sepa salir del atolladero.

Una profesión solidaria

Todos estos factores están contribuyendo a que la ficción española haya dado un salto cualitativo, también de la mano de las plataformas. “Cada vez nos ven mejor”, asegura Irisarri.

Pero no solo eso, todos los presentes no han dudado en calificar la suya como una profesión “solidaria”, en la que los compañeros se alegran de los éxitos de los demás, aunque sean competencia directa. El éxito de una serie española implica, además, que se abran nuevas puertas, como las que pretende abrir Ceuta con eventos como este: un escaparate ante el mundo de lo que puede ofrecer la ciudad.

Ceuta se deja querer por la ficción audiovisual: “seguro que encontraríamos un...