martes. 18.06.2024
VIRGEN DEL CARMEN

Angustia y promesas incumplidas: el Gobierno de la Ciudad de Ceuta sin dar solución a la Ermita de la Virgen del Carmen

Tres años de promesas incumplidas y la Virgen del Carmen de Iglesia en Iglesia para “angustia” de los feligreses de la Almadraba. A apenas un mes y medio de la festividad, este mismo fin de semana la imagen se trasladaba a la Iglesia de Los Remedios con una nueva promesa en el horizonte, la de que todo estará resuelto antes de noviembre. Promesas que no son más que eso y que, hasta el momento, no han respaldado los hechos. Y es que de la Consejería de Fomento, hacen difícil confiar en que esta vez sea cierta.

Antigua Ermit de la Virgen del Carmen antes de su cierre
Antigua Ermit de la Virgen del Carmen antes de su cierre

Que los feligreses de la Virgen del Carmen de la Almadraba volverán a tener un espacio en las inmediaciones de la barriada es una promesa tantas veces escuchada a lo largo de los últimos tres años que ha entrado de lleno en ese listado de asuntos que alcanzan el mito. Y es que el Gobierno de la Ciudad lleva desde 2021 prometiendo que los devotos contarán con la infraestructura para la fecha de la festividad aunque, claro, sin desvelar de qué año. Lo que está claro es que no será para la de este 2024 y esto ha tenido consecuencias directas en las últimas semanas, como el traslado de la imagen de la Virgen del Carmen de la Almadraba a la Iglesia de Los Remedios en un periplo que continúa, puesto que después de pasar por la Catedral, ahora ha tenido que ser trasladada de nuevo, en este caso por las obras en esta última infraestructura religiosa.

Era el mes de febrero de 2021 cuando se producía la salida de la Ermita de la Almadraba, tras declararse en ruinas, y el Gobierno de la Ciudad hacía su primera promesa, han transcurrido tres años y tres meses y, sin embargo, ninguna se ha cumplido. Una situación que debería hacer reflexionar al Ejecutivo y, especialmente, al responsable de la Consejería de Fomento, Alejandro Ramírez, sobre qué está sucediendo en el seno de la misma y cómo la tramitación de los diferentes expedientes, incluidos los permisos que deben solicitarse al Estado, pueden demorarse durante más de tres años sin lograr, hasta el momento, poner ni una sola piedra para la construcción de la nueva Ermita.

Una situación que, sin duda, afecta a los feligreses y devotos de la Virgen del Carmen, que tal y como reconocía uno de sus representantes, Damián García, este mismo fin de semana están “viviendo este proceso con angustia” y tiran de fe para creer en la nueva promesa de la Consejería de Fomento, la de que “tendremos una solución antes de noviembre”. Situaciones que ya se han convertido en familiares para estos devotos pues no es la primera vez que las viven. Así, el pasado mes de septiembre el propio consejero de Fomento, Alejandro Ramírez, aseguraba que la nueva sede de la Virgen del Carmen estaría lista para este julio y que los trámites que debían resolverse por parte de la administración general del Estado estarían resueltos en dos meses. Casi nueve meses después, no se ha avanzado nada, más bien al contrario.

Y es que, interpelada por esta cuestión, la Delegación del Gobierno ha realizado un recorrido histórico por todo lo sucedido en torno a un permiso clave para permitir la edificabilidad en la parcela adquirida por la Ciudad para poder construir la futura Iglesia de la Virgen del Carmen, concebida como un centro cultural más allá de su aspecto religioso. 

Así, han explicado fuentes de la misma, en un primer lugar la Consejería de Fomento solicitó ante la Dirección General de Carreteras, organismo que debe autorizar la construcción en la parcela en la que se construirá la nueva Ermita, un permiso que no era el adecuado, ya que requería una modificación de la línea de costas solo para el tramo donde está situada la parcela en cuestión, tratándose de una parcela en la que, urbanísticamente (en el PGOU), no estaba previsto que se pudiera edificar. Fue la propia administración central, entonces, la que planteó a la administración local que acudiera al articulado más genérico de excepcionalidad, previsto para las situaciones singulares en carreteras nacionales, solicitando la modificación de la línea para toda la N-352. Es este expediente sobre el que ahora se solicita una rectificación y es que, han continuado las fuentes consultadas, los técnicos consideran que “si hay otra carretera en las mismas circunstancias y se alega ese articulado, lo lógico es que la modificación de línea se pida para las dos”. Un retraso en los permisos que ya hubiera quedado solventado si se hubiera solicitado de forma correcta desde el primer momento, algo que, pese a que ahora intente echar balones fuera, es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad y, más concretamente, del área de Fomento, en el que, todo indica, que es necesario poner orden para que los proyectos previstos para la legislatura puedan salir adelante sin retrasos de años, como en el caso de la Ermita de la Virgen del Carmen.

Angustia y promesas incumplidas: el Gobierno de la Ciudad de Ceuta sin dar solución a...