miércoles. 29.05.2024
CETEC

Bravo: “Cuerpo a mí no me ha llamado para explicarme cuál es su proyecto económico”

El vicesecretario general del PP y responsable de asuntos económicos, Juan Bravo, habla de política aprovechando su paso por Ceuta en un tono respetuoso en el que cabe el reconocimiento de lo que está bien, pero podría estar mejor, tan alejado de la bronca en el Congreso que llama la atención. Al nuevo ministro de Economía, Carlos Cuerpo, dice que no le pregunta porque a lo mejor no es "el más representativo" y al tiempo dice que espera aún que le llame para hablar del país y la economía

 Juan Bravo en la plaza de los Reyes el pasado jueves.
Juan Bravo en la plaza de los Reyes el pasado jueves.

El vicesecretario general del Partido Popular, Juan Bravo, la mano derecha para asuntos económicos de su líder, Alberto Núñez Feijóo, ha pasado por Ceuta esta semana para participar en el Ceuta Submmit Innovation (CETEC) que ha organizado la Cámara. Aprovechando su retorno a este lado del Estrecho hemos mantenido una charla con el ex diputado por la ciudad, que llegó a sonar en las quinielas para dar el relevo a Juan Vivas. Bravo habla sobre la actualidad política y lo que primero llama la atención es que lo hace como siempre ha sido, con un tono cordial, educado y que busca en el argumento y no en el insulto defender su punto de vista, tan raro eso en estos días de crispación, tensión e improperio, de zurriagazo verbal sin miramiento al adversario. Según él, eso sí, es cosa del PSOE no del PP. Pero como sea se agradece poder hablar 15 minutos sin descalificación gratuita al otro, aunque se apuren los datos, a veces bordeando lo real, para tratar de convencer.

Un ejemplo: “21 millones de puestos de trabajo ¿es bueno? Sin duda. Creo que si alguien dijera lo contrario perdería la credibilidad”, reconoce Bravo sobre el ritmo histórico de las afiliaciones a la Seguridad Social, para matizar acto seguido que el empleo no va tan bien cómo dice el Gobierno. La famosa polémica de los fijos-discontinuos y cuántos computan o no en la estadística, pero también que “somos el país con mayor tasa de desempleo general, juvenil y femenino” de toda Europa.

“O si hablamos de crecimiento y escuchamos: crecemos 5 veces más que la media europea. Si yo a los que nos están viendo les digo que creces 25.000 euros en tu cuenta en el banco, peor tienes 37.000 euros de deuda ¿estás bien o estás mal? Tienes 12.000 negativo. El PIB ha crecido 2,5 puntos, pero con un déficit del 3,7. El vecino Portugal no ha crecido el 2,5, ha crecido el 2,3, pero con superávit. ¿Qué crecimiento es más sano y más sostenible? A mí nadie me habrá oído hablar de crisis, yo no hablo de crisis, pero la economía está perdiendo oportunidades. Nuestro crecimiento no es sano ni sostenible y eso puede tener consecuencias”, argumenta Bravo.

Y aún así reconoce las cosas: “Estamos perdiendo oportunidades, pero decir que 21 millones es un mal dato, estaría mintiendo. Decir que el paro está bien, están mintiendo ellos porque el paro no está bien, somos los últimos de Europa. Decir que el crecimiento es sano no es verdad porque hay una deuda incrementada, pero tampoco vamos a negar que estamos creciendo un 2,5 por ciento”.

Como la economía aún perdiendo oportunidades arroja unos números buenos, como reconoce Bravo, quizás por eso, el Gobierno entiende que al flamante ministro de Economía, Carlos Cuerpo, no le hacen preguntas en el Congreso ni en el Senado en medio de estes clima de sopapo limpio desde la oposición. Bravo lo niega: “Quizás es que no es la persona más representativa y se las hemos hecho a María Jesús Montero, por ejemplo”. Afea al ministro que no haya participado en la reunión con la responsable europea de Fondos Europeos en las Cortes. Fondos que recuerda no se ejecutan al ritmo necesario y cuyo plan de gasto se ha diseñado desde el Gobierno sin contar con nadie más: ni Comunidades Autónomas, ni Ayuntamientos ni el sector privado.

Explica Bravo a colación de los Fondos Next Generation que la situación económica no es boyante cuando precisamente se han incrementado porque el país no recupera al ritmo necesario, algo que el Gobierno “su comunicación sí se la reconozco” ha vendido como bueno, cuando en realidad Bravo considera que es malo: “Nos han puesto más dinero porque hemos crecido menos de lo previsto”.

“El señor Cuerpo dice que no le preguntamos, pero a mí él no me ha llamado para explicarme cuál es su proyecto económico, hacia dónde quiere ir. Soy la persona responsable. Yo creo que si alguien quiere construir algo, no un muro sino un puente, llamas a tu parte del otro partido, de la alternativa, que lleva la parte económica, que además, los que me conocéis, sabéis que me gusta hablar y no soy de chocar ni confrontar. A mí no me ha llamado. Yo respetuoso espero a que me llame”, manifiesta Bravo para cerrar el asunto Cuerpo.

Con ese talante tranquilo y argumentativo sorprende Bravo en medio de la refriega verbal del Congreso, de las más salvajes que se recuerdan. Algunas voces apuntan que perfiles como el suyo o el de Elías Bendodo estaban seleccionados para gobernar y no para hacer oposición. Él lo niega. Y dice asumir ahora como en abril del 22 la dificultad del reto que se propusieron: alcanzar la Moncloa. Pone en valor los éxitos electorales del PP de Feijóo. Y Achaca al PSOE la crispación reinante como fruto de una estrategia para sepultar el Caso Koldo. Aunque muy de pasada venga a reconocer que igual alguna responsabilidad también tiene el PP en el ruido.

Bonificaciones

Bravo no maneja información privilegiada sobre cuándo ni de qué modo volverán las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social en Ceuta y Melilla a su estado anterior al pasado 1 de septiembre. De hecho, por más que el Gobierno haya vuelto a prometer esa vuelta a la situación anterior como le ha demandado toda la sociedad ceutí, Bravo no se fía.

“Se estuvo esperando por parte del Partido Popular porque el PSOE; el ministro Escrivá se había comprometido con la Ciudad que eso se iba a hacer. Pedía que no se hiciese ruido. Si un ministro te dice lo voy a hacer, tienes que confiar en su palabra y no hacer ruido porque aquí lo que importa es la sociedad. No se ha hecho”, dice sobre la cuestión en referencia a lo que pasó el año pasado, antes del 1 de septiembre. Tanto así que recuerda que en plena campaña, también de paso por Ceuta, se le preguntó y no atacó, expresó su convencimiento en que la situación se arreglaría.

Pero pasó el tiempo y las oportunidades y la medida temida entró en vigor el pasado 1 de septiembre. Ahora el PP ha sacado adelante en el Senado una Proposición de Ley para volver a la situación anterior.

“Cuando lo presentamos ellos anunciaron esa misma semana que lo iban a hacer. Todavía no está. A mí no me transmite ninguna confianza. Al PP le pidieron silencio, lo hizo. Luego la presentó y le dijo al PSOE cuando anunció a los dos días: lo vamos a hacer, le dijo: ya tiene el voto favorable del Partido Popular”, repasa Bravo.

Pero aún Ceuta y Melilla siguen esperando. “No tenemos información porque el Gobierno… Sánchez habló que iba a construir un muro en la investidura. Y ese muro existe”.

Política de la de siempre, de la que busca en el argumento y la visión de la realidad la discrepancia para convencer y avanzar y se despoja del menosprecio y el insulto. Tal vez, gracias a que a Bravo en Ceuta se le pone la sonrisa en la cara casi de forma permanente. “Creo que no voy a poder devolver tanto que ha dado la sociedad ceutí”, ataja. Le cuesta ir de un sitio a otro porque siempre aparece algún rostro amigo a abrazarle y a expresarle afecto. Vino para un año y se quedó 8. “Cuando vengo aquí es todo cariño y agradecimiento. Mi mujer siempre dice que por lo menos cuando nos jubilemos tendremos que volver. El enganche que hemos tenido es grande. Ceuta tiene un encanto que los que vivimos aquí lo sabemos. Un amigo me dice que no lo cuente mucho para que no venga mucha gente”, dice, pero lo dice, porque no esconde para nada ese cierto orgullo caballa que sale por igual a los caballas de toda la vida (desde que nacieron) o los que se hacen desde que pisan la ciudad por primera vez.

Bravo: “Cuerpo a mí no me ha llamado para explicarme cuál es su proyecto económico”