lunes. 24.06.2024

La  Asociación Profesional de Transportistas de Ceuta ha mostrado su "perplejidad y malestar por las informaciones trasladadas sobre el desarrollo de las obras de la frontera de cara a la prometida aduana comercial con Marruecos".

Según declaraciones de la delegada del Gobierno en Ceuta y del delegado de la Administración Tributaria
de Ceuta durante su visita el pasado martes 25 de octubre a las obras de la frontera del Tarajal, "dichas obras
permitirían el tránsito de vehículos de no más de 3.500 kg de peso máximo autorizado, lo que implicaría que
las únicas mercancías permitidas serían las que pudieran caber en camionetas o furgonetas grandes con uno o
dos palets, no en camiones de mercancías ni contenedores, de peso muy superior".

Los transportistas consideran "que una aduana comercial debe serlo con todas sus implicaciones y con todas las posibilidades que ello supone. El hecho de que una obra de acondicionamiento esté limitando
incomprensiblemente las infraestructuras para el tránsito de mercancías a una escala muy reducida significaría
para la ciudad de Ceuta la imposibilidad de desarrollar un tráfico comercial de calado que abriera nuevos
mercados y actividad económica regulada de futuro por la aduana comercial".

 En definitiva, "esto supondría que Ceuta no podría situarse en condiciones de ser una ciudad de tránsito
de mercancías como otros puertos del Estrecho de Gibraltar, e incluso de poder absorber parte del tránsito de
mercancías de Tanger-Med, algo a lo que creemos que esta ciudad puede y debe aspirar".

  La Asociación Profesional "pedirá en próximas fechas una reunión con la Delegada del Gobierno en
Ceuta para aclarar cuál es el enfoque y las previsiones que desde el Gobierno de España se le quiere dar a las
infraestructuras de la frontera de Ceuta y cuál es la postura que se mantiene sobre el papel que Ceuta va a
desempeñar en el tránsito de mercancías a través de la aduana comercial".

Los camioneros temen verse excluidos de poder trabajar en la futura Aduana Comercial