miércoles. 29.05.2024

Que la sanidad en las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla se encuentra en una situación alarmante es algo sabido y muchas veces denunciado. Una realidad que se recoge incluso en los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, que reflejan de manera explícita que Ceuta y Melilla poseen el menor número de profesionales de la medicina por cada mil habitantes en toda España, con una cifra que apenas alcanza los 2.6 profesionales. Esta estadística coloca a ambos territorios en una posición desventajosa en comparación con el resto del país, evidenciando una crisis en la dotación de personal médico que podría tener graves repercusiones en la atención sanitaria de sus ciudadanos.

El total de profesionales médicos en Ceuta y Melilla asciende a 435, de los cuales solo 96 forman parte de los Equipos de Atención Primaria, incluyendo médicos de familia y pediatras. A estos se suman 14 profesionales en la categoría de 'Otros Atención Primaria', mientras que en la Atención Hospitalaria trabajan 272 médicos. Los servicios de urgencias y emergencias cuentan con apenas 20 profesionales para atender las necesidades de ambas ciudades, y solo 33 médicos se encuentran actualmente en formación especializada.

Como el propio Ministerio reconoce, la gestión de la prestación sanitaria pública en las dos ciudades es responsabilidad del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA), dependiente del Ministerio de Sanidad. Como se lleva tiempo denunciando, la escasez de recursos humanos en el sector sanitario es un problema que INGESA debe abordar con urgencia, ya que afecta directamente la calidad y la eficiencia de la atención médica que reciben los ciudadanos. La falta de personal no solo pone en riesgo la salud de la población, sino que también supone un desafío para los profesionales que actualmente se encuentran sobrecargados de trabajo, lo que podría derivar en un aumento de los errores médicos y en una disminución de la calidad asistencial.

Las cifras demuestran, una vez más, que este déficit de médicos en Ceuta y Melilla requiere de una solución inmediata. Es imperativo que el Ministerio de Sanidad, junto con INGESA, implemente medidas que aseguren una distribución más equitativa de los recursos humanos en el ámbito sanitario. La inversión en la formación de nuevos profesionales, la mejora de las condiciones laborales para atraer y retener talento médico, y la optimización de los servicios de atención primaria y hospitalaria son pasos cruciales para revertir esta situación crítica.

La salud es un derecho fundamental y la carencia de médicos en estas dos ciudades autónomas es un claro indicativo de que dicho derecho no se está garantizando adecuadamente y que Ceuta y Melilla no pueden garantizar una atención sanitaria digna y eficiente para todos sus habitantes.

ESTADÍSTICA SANIDAD
ESTADÍSTICA SANIDAD

 

Ceuta y Melilla registran el menor ratio de profesionales sanitarios por habitante en...