jueves. 13.06.2024
MELILLA

Un consejero de la Ciudad y el yerno de Aberchán, entre los detenidos por la compraventa de votos

Poco a poco, comienzan a conocerse algunos detalles más acerca de la red de compraventa de votos en la Ciudad Autónoma de Melilla. Según ha trascendido en las últimas horas, entre los detenidos se encuentran el consejero de Participación Ciudadana y 'número tres' de Coalición por Melilla, Mohamed Ahmed. También figura Abdul Lobo: sobrenombre con el que se conoce al yerno del ex presidente de la Ciudad y líder de la formación localista, Mustafa Aberchán. Todos han quedado en libertad con cargos.
Mustafa Aberchan, presidente de Coalición por Melilla y suegro de uno de los detenidos/ Archivo
Mustafa Aberchan, presidente de Coalición por Melilla y suegro de uno de los detenidos/ Archivo

El cerco policial sobre la trama de compraventa de votos en Melilla parece estrecharse, de momento, en una dirección: Coalición por Melilla. La sede del partido localista ha sido registrada en las últimas horas por policías con pasamontañas, en busca de documentación. Mientras, entre los detenidos figuran ilustres militantes localistas.

Uno de ellos, el número tres en la candidatura para los comicios del próximo domingo y actual consejero de Participación Ciudadana, Mohamed Ahmed. Otro, alguien vinculado familiarmente con el ex presidente de la Ciudad y líder de la formación, Mustafa Aberchán. Se trata de su yerno, conocido popularmente como Abdul Lobo, y que también figura entre los nueve detenidos por la Policía, en un dispositivo puesto en marcha en las últimas horas. Todos han quedado en libertad con cargos.

También se investiga la conexión con una oficina de Correos de Barcelona. Al parecer, varios funcionarios de la entidad postal en la ciudad condal habrían sido sobornados para extraer sacas de votos procedentes de Melilla y distribuirlos así por varias ciudades del norte de España. En estos momentos, las investigaciones continúan abiertas.

Mientras, las pesquisas policiales prosiguen en busca de lo que se ha llamado, acertadamente, como la ·"pistola humeante" por parte de algún periodista. Se trata de los votos presuntamente falsificados y adquiridos en una imprenta que iban a ser introducidos en una urna. Se considera, por parte policial, que es una prueba de cargo, y la obcecación es localizarlos antes de que puedan ser destruidos. Además, trasciende ya el 'precio' del voto: entre 50 y 120 euros.

La investigación continúa abierta.

Un consejero de la Ciudad y el yerno de Aberchán, entre los detenidos por la...