lunes. 04.03.2024

Antonio Sánchez-Prado ya está de vuelta. La estatua con la que, desde 2006, se recuerda al último alcalde republicano de la Ciudad ya se encuentra en la calle que lleva su nombre. La estatua fue retirada el pasado año, en los primeros momentos de la reforma de la céntrica vía.

 

Sin embargo, hay cambios. La estatua no está ubicada en su lugar habitual, dado que justo ahí se encuentra el antiguo Convento de los Trinitarios que va a ponerse en valor con la reforma. El nuevo emplazamiento es, justo bajo el letrero que denomina la calle como "Avenida Alcalde Antonio L. Sánchez Prado". El soporte no es rectangular, sino circular, con un minúsculo escalón y en la base aparece una placa que recuerda a "Antonio Sánchez Prado. Médico y Alcalde de Ceuta. 1888-1936".

 

Y, casualidad o no, junto al dos veces alcalde se ubica una de las célebres farolas. No sabemos que hubiera pensado del precio de cada farola aquel médico sevillano que llegó a Ceuta como tocólogo y acabó muriendo fusilado dos meses después del inicio de la Guerra Civil.. Pero si podemos intuir que a un masón como el (nombre en clave Grecia), le hubiera encantado estar, precisamente, en permanente conflicto con la cabeza de un dragón.

El alcalde más querido vuelve a su calle