viernes. 01.03.2024

En una decisión histórica, el Parlamento Europeo ha adoptado un conjunto de nuevas reglas destinadas a revolucionar el sistema de transferencias bancarias en la Unión Europea. El objetivo principal es garantizar que tanto particulares como empresas reciban los fondos transferidos de manera inmediata, eliminando así las largas esperas asociadas a las transacciones financieras.

Conocido como el "modelo Bizum", este nuevo reglamento establece que los bancos y otros proveedores de servicios de pago deben garantizar que las transferencias sean asequibles y procesadas al momento. Esto implica que el dinero debe llegar a la cuenta del destinatario en un plazo máximo de 10 segundos, y el ordenante debe ser informado en el mismo lapso de tiempo sobre la disponibilidad de los fondos transferidos.

Una de las características más destacadas de estas nuevas reglas es que se aplicarán incluso en los países de la UE cuya moneda no sea el euro, siempre y cuando las cuentas ya ofrezcan transacciones regulares en euros después de un período transitorio. Sin embargo, se establece una excepción para las transferencias realizadas fuera del horario laboral, debido al riesgo de falta de liquidez en la divisa europea.

En cuanto a la seguridad, los proveedores de servicios de pago deben aplicar medidas sólidas de detección y prevención del fraude, además de ofrecer un servicio de verificación de identidad del destinatario sin costo adicional. Además, se establece la posibilidad de que los clientes fijen un importe máximo para las transferencias instantáneas como medida adicional contra el fraude.

El texto fue aprobado con una abrumadora mayoría en el pleno del Parlamento Europeo, con 599 votos a favor, 7 en contra y 35 abstenciones. Las nuevas normas entrarán en vigor veinte días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE, y las entidades localizadas en la zona euro tendrán nueve meses para estar preparadas para recibir transferencias inmediatas y 18 meses para enviarlas.

Sin embargo, esta modernización del sistema de pagos en la UE plantea interrogantes sobre el futuro de aplicaciones exitosas como, precisamente, Bizum, que podrían verse afectadas por la implementación de estas nuevas normas. A partir de ese momento, los países tendrán un plazo máximo de doce meses para aplicar el reglamento a su territorio.

Europa establece transferencias gratis y en menos de 10 segundos a partir de 2025