martes. 27.02.2024

El pasado 25 de abril de 2022, se recibió un aviso en la central de la Policía Local, previa llamada al 112, en la que un ciudadano denunció "la ejecución de una obra, en Plaza Rafael Gibert, consistente, al parecer, en un cerramiento con ladrillo, encontrándose el propietario del local a la espera de nuestra comparecencia". Con este relato, u otro similar, arranca cualquier informe de la Policía Local ante una "posible obra ilegal", de las muchas que la Ciudad denuncia al cabo del año.

En este caso no se trata de la construcción de una vivienda, si no de una obra menor que carecía "de la correspondiente licencia municipal para el ejercicio de las reparaciones pertinentes". El promotor de los trabajos manifestó que las obras se estaban realizando "con carácter de urgencia, ya que el viernes, día 22 del presente mes (por abril), procedieron a intentar okupar su local, habiendo violentado la puerta de acceso". Tras haber formulado la denuncia pertinente, en dependencias de la Policía Nacional, "se pretendía reforzar la puerta de acceso procediendo a instalar una puerta de hierro (hecho que ya habla realizado) y, posteriormente, levantar un muro, para minimizar los riegos de entrada a través de la fachada". Todo, sin la correspondiente licencia de obras.

La Policía Local informó, a esta persona, de manera "clara y comprensible" de la propuesta de sanción por los hechos ya descritos, siendo informado de la posibilidad de presentar "cuantas alegaciones crea conveniente". Esta es la información que reza en el boletín de denuncia con número 35946, informe normalizado, referencia catastral y reportaje fotográfico, de ese 25 de abril de 2022.

Hasta este punto, nada reseñable, salvo que el propietario del local es el senador por Ceuta, del Partido Popular, David Muñoz Arbona, tampoco se trata de un hecho destacable, porque hasta los representantes públicos pueden olvidar que se han de realizar unos trámites administrativos previos antes de acometer unas obras, o reformas como es el caso.

Lo que sí es digno de mención es que la Consejería de Fomento ha considerado que la colocación de una puerta de entrada y levantar muro enfoscado, para el cierre del huecos de la carpintería de una cristalera, una "obra sin licencia y legalizable" (como reconoce la propia Consejería), se puede llevar a cabo sin la correspondiente licencia de 'obras menores' y ha derivado en el "archivo del expediente" aduciendo que "la valoración de la obra es muy reducida y simple". Una resolución que firmó el arquitecto técnico municipal, José Manuel Rubio Fernández, el 8 de septiembre y que el técnico de la Administración General, Julio López Navarro, avaló, el 14 del mismo mes, con el archivo del expediente, como resultado de la aplicación de una serie de fundamentos jurídicos.

Así reza la conclusión del expediente: "Considerando lo indicado en los Informes de los Servicios Técnicos que mencionan los antecedentes de hecho anteriores, así como la documentación obrante en el expediente, la técnico que suscribe entiende, salvo superior criterio administrativo o judicial, que no existe inconveniente alguno en que por el órgano competente se proceda resolve el 'Procedimiento de Protección de la Legalidad Urbanística', dictando la resolución correspondiente con el siguiente contenido, en la parte dispositiva: "Se acuerda el archivo del presente expediente sin más trámites".

Fomento deja sin sanción al senador Muñoz Arbona, por una obra "sin licencia"