viernes. 23.02.2024
POLEMICA

El Gobierno se aferra a colgarle el muerto del contrato a K-Baianos a Rontomé

Vivas estaba al corriente de la contratación de K-Baianos y posibilitó que el contrato lo firmara Cecchi y no Orozco con un decreto autorizándolo. Tanto Cecchi como el portavoz, Alejandro Ramírez, han defendido este miércoles a Orozco, señalando a Rontomé, que sigue al frente de una institución pública. Cecchi ha dejado claro por su parte que sólo respetará la palabra dada por sus predecesores si "es sostenible"

 Nicola Cecchi, consejero de Comercio, Turismo y Empleo, este miércoles en la sala de prensa del Ayuntamiento.
Nicola Cecchi, consejero de Comercio, Turismo y Empleo, este miércoles en la sala de prensa del Ayuntamiento.

 

El Gobierno ha salido este martes en tromba a defender a su consejera de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Pilar Orozco, por el contrato a favor del grupo que encabeza su hermano, K-Baianos por algunos euros menos de 14.000, muy por encima del precio que acostumbran a pagar a artistas locales y fuera de mercado si se compara con artistas con tirón nacional que han estado este mismo año en Ceuta. Lo ha hecho repitiendo que toda la responsabilidad es del anterior titular de la Consejería, Carlos Rontomé. Y sin mostrar algún tipo de autocrítica por lo sucedido.

Primero ha sido el portavoz del Gobierno, Alejandro Ramírez, en su comparecencia semanal tras la reunión de los consejeros y el presidente quién ha defendido a su compañera, reiterando que el expediente que acaba con la contratación de su hermano por un precio superior a lo habitual se inició antes de que ella fuera responsable del Gobierno, reiterando que ya se había llevado a cabo en otras ocasiones y que en cuanto detectó que se trataba de un familiar, dio traslado para acabar absteniéndose en la adjudicación, sin concurso, final, que acaba firmando el consejero de Comercio, Turismo y Empleo, Nicola Cecchi.

Y precisamente Cecchi tenía cita con los medios este miércoles para presentar la carrera Hércules Bike Race. A preguntas de este medio, ha reiterado la versión, dejando entrever algo de arrepentimiento en su tono, pero no en sus palabras.

“Es una actuación que se programa en febrero de este año, cuando, creo, que ni yo ni la consejera actual de Cultura teníamos idea de dónde íbamos a estar hoy”. Ha arrancado quien finalmente firmó el contrato.

De sus explicaciones lo más interesante es, quizás, que involucra directamente al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, en el asunto. Fue Vivas quien, al corriente de la contratación tuvo que firmar un decreto para autorizar a Cecchi a que firmara un contrato que en realidad no hacía su consejería sino la de Orozco, ante la abstención en los trámites de la responsable de Cultura.

Cecchi, tras sostener que el expediente venía rodado ya del anterior equipo de Gobierno, ha aclarado que Orozco al detectar su vínculo familiar con el favorecido por la contratación, “claramente se abstiene. Se pregunta a la Secretaria General o a Presidencia y le aconsejan no participar en nada de este expediente y se abstiene de todo.Me preguntan si podía firmar yo el expediente por incompatibilidad de la consejera. Donde hay un informe técnico, jurídico y viene desde varios años que se realizaba; y sinceramente lo he firmado. Después de un decreto del presidente que me daba la facultad de firmarlo, lo he firmado con esa facultad, no como consejero de Turismo”, ha explicado Cecchi.

“A mí me pasaron este expediente, y nada más. Venía con su valoración e informe de necesidad y no tenía ni idea de comparación con otros. Yo no sabía ni que había otros grupos, la verdad. Venía de varios años anteriores al mismo precio, me parece”, ha abundado Cecchi.

En su caso se ha excusado en la falta de competencia en materia cultural para echar balones fuera sobre el desorbitado precio que se va a abonar al grupo del hermano de la consejera de Cultura en comparación con otras actuaciones: “Ni tengo la competencia ni estoy suficientemente enterado del asunto para decidir si es correcto o no es correcto. Yo no soy nadie para eso y sinceramente menos en un asunto como esto. Yo ni sabía que había otros grupos. Ni tengo la competencia si estoy suficientemente enterado del asunto para decidir si es correcto o no es correcto”, ha reiterado Cecchi.

Y de cara al futuro, Cecchi ha aclarado que lo que esté pendiente y comprometido de las políticas desarrolladas por el equipo de Gobierno anterior sí firmará siempre que “esté firmado. Los compromisos adquiridos sí, si son sostenibles, si no, habrá que volver a hablarlo. Si no era una palabra dada nada más y estaba todo el expediente realizado, había partida presupuestaria, consignación de crédito y no era una palabra dada, en plan de prometo, y el expedienté estaba completo sí firmaré”.

Las palabras de Cecchi abundan en que el expediente para la contratación estaba ya montado y comprometido, lo que sigue sin eximir al Gobierno, que sigue estando presidido por Juan Vivas de arrojar explicaciones no sólo a la opinión pública sino al resto de grupos locales sobre lo actuado. Más aún cuando el anterior consejero de Educación y Cultura, Carlos Rontomé, a quién quiere responsabilizar el Ejecutivo de este contrato, sigue en realidad ocupando un puesto de designación pública, como es el de director del Centro Asociado de la UNED en Ceuta.

El Gobierno se aferra a colgarle el muerto del contrato a K-Baianos a Rontomé