lunes. 24.06.2024
CASO EMVICESA

Lucini no aprecia motivos para abstenerse de la instrucción y Fiscalía se opone a la recusación

La juez Raquel Lucini, instructora del sumario del caso EMVICESA, no aprecia motivos para abstenerse de la investigación del procedimiento. Entre los motivos alegados por la magistrada, se encuentran la inviolabilidad de la firma digital, que da validez al expediente. La Fiscalía también señala, en sus alegaciones, su oposición a la recusación de Lucini. Mientras, se abre otro frente dentro del caso: la solicitud de nulidad por parte de la defensa de López al entender excesivo el secreto de sumario

 

Raquel Lucini considera que no debe abstenerse en la instrucción del sumario del “Caso EMVICESA”, ya que si hubiera apreciado motivos para hacerlo habría presentado una solicitud de las informaciones al inicio de sus actuaciones en la causa. Así lo ha anunciado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que anunciaba también que el fiscal ha aportado una serie de alegaciones a la recusación de la magistrada pidiendo que esta no se admita. La Fiscalía argumenta que se trata de una recusación extemporánea, ya que la Ley Orgánica del Poder Judicial señala, en su artículo 223, que las recusaciones han de plantearse en diez días desde el inicio de las diligencias, que comenzaron en julio de 2015.

 

También se recoge en el escrito de la magistrada que la firma digital es inviolable, y es la que da validez en el expediente digital, quedando ahora pendiente por parte de la Audiencia de Cádiz recibir la causa de recusación y nombrar instrucción.

 

El escrito de recusación de Lucini se presentó por parte de la defensa de Antonio López, ex viceconsejero de Vivienda, entendiendo que algunas relaciones personales de la magistrada podrían haber viciado el proceso. No es el único aspecto a tener en cuenta en la fase actual de la instrucción: según ha podido saber Ceuta Televisión, desde la defensa del ex viceconsejero se trabaja también en pedir la nulidad de juicio al entender que no cabe el secreto de sumario sobre un acto, como la prevaricación administrativa, que necesariamente debe constar de carácter público para realizarse y, por tanto, para investigarse.

 

Fuentes consultadas afirman que, en caso de prosperar, el proceso de Loma Colmenar no quedaría definitivamente anulado, sino muy tocado, ya que se invalidarían en la práctica todas las actuaciones practicadas durante los tres meses en que se decretó el secreto de sumario.

Lucini no aprecia motivos para abstenerse de la instrucción y Fiscalía se opone a la...