martes. 25.06.2024

El gerente de Radio Televisión Ceuta (RTVCE), la televisión pública, Manuel González, ha aprovechado la campaña electoral y que todas las formaciones están pendientes de sus asuntos para abrir la puerta de atrás en el ente público a 6 personas: 3 periodistas, 1 técnico de sonido y 2 operadores de cámara. Lo ha hecho saltándoselo todo. Aparentemente de forma ilegal, al menos eso piensa CCOO y el propio PSOE que ya le habría pedido que parara las contrataciones puestas en marcha.

La televisión pública de Ceuta, RTVCE, ha sido tradicionalmente un coladero al margen de los principios de “igualdad, mérito y capacidad” que deben regir la contratación pública. En los tiempos en los que el gerente era Manuel González Bolorino sólo tres personas de toda la redacción habían llegado a la tele tras pasar una prueba para obtener su plaza, en los tiempos de Francisco Blanco de gerente.

Allá por 2009 el propio González Bolorino creó las primeras bolsas de trabajo en la sociedad pública. Bolsas que a la postre han servido para que hayan consolidado su plaza, entre otras personas, su hijo y su nuera. Mientras todo el mundo en esas bolsas rotaba, algunas personas elegidas encontraron la estabilidad laboral hasta que ahora al rebufo de la reforma laboral de Yolanda Díaz que restringe la temporalidad en general y especialmente en la administración pública, han tenido opción de consolidar su plaza.

Y los tiempos cambian, pero parece que no los métodos en la tele pública. El hijo de González Bolorino, Manuel González, es el actual director gerente de RTVCE y bajo su mandato se acaba de hacer una maniobra que trata de otorgar una especie de interinidad a 6 elegidos al margen, parece, de la legalidad que ha de regir la contratación pública.

quienes han sido designadas para la plaza de técnico de sonido y las dos de operador de cámara ocupaban los primeros puestos en la bolsa de trabajo de esas categorías. En el caso de las 3 personas designadas para la redacción ninguna de ellas figuraba en la Bolsa de Trabajo de esa categoría

“Yo desde luego ni lo dudaba y denunciaba”, anima a los afectados el secretario general de Comisiones Obreras, Emilio Postigo, enterado de esta historia en la que de los tres sindicatos con representación en la empresa, (UGT, CSIF y CCOO) es el único que parece haber alzado la voz contra el atropello a la igualdad, el mérito y la capacidad.

La historia es algo compleja y vamos a ir poco a poco para tratar de que no se pierda y sepa cómo se las gastan en el ente público. Aunque el final es el que es y seis personas podrían obtener un contrato de ‘interinidad’ en la televisión pública sin pasar criba alguna conforme a como establece la ley que hay que hacerlo.

La pasada semana la Dirección Gerencia de la televisión pública decidió convocar una comisión paritaria entre la empresa y los representantes de los trabajadores. 6 personas, tres designadas por la empresa y los tres sindicalistas: uno de UGT, otro de Comisiones Obreras y otro de CSIF, el hermano del gerente.

En el SEPE han confirmado que hace “meses” que la televisión pública no les pide perfiles para ninguna categoría. De ser así ¿sería como bajar a la calle y decir, tú, tú y tú, conmigo a trabajar? “Sí”, responde Pérez.

Esta Comisión, de la que se no se ha informado a los representantes en el Consejo de Administración de la empresa pública, tenía la misión de evaluar y puntuar a un listado de personas en tres categorías: ‘redactor’, operador de cámara y técnico de sonido.

En cada una de esas categorías se incluyeron a las personas que figuraban en las bolsas de trabajo vigentes además de las que en los dos últimos años han venido prestando sus servicios en el ente público y han sido contratadas a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), aunque sobre esta vía de contratación también hay dudas. Muchas de estas personas que han sido evaluadas por esa Comisión Paritaria es posible que se estén enterando de que han sido puntuadas en su desempeño profesional al leer esta información.

Se espera que este lunes se hagan públicas esas baremaciones, toda vez, que la representante del PSOE en el Consejo de Administración, Cristina Pérez, al tener conocimiento de lo sucedido ha exigido al gerente que pare este proceso y le ha emplazado a este mismo lunes para ver el expediente completo de lo que se está haciendo.

Un matiz, el contrato que se prevé entregar en forma de interinidad a las agraciadas en una de esas categorías sería de ‘redactor’, mientras que la bolsa de trabajo es de redactor-presentador, lo que no ha impedido que se evalúe a todas las personas incluidas en la bolsa, además de a quienes llegaron vía SEPE.

su desempeño durante ese tiempo les generaría puntos en los méritos por cada mes trabajado en el ente público. Puntos con los que obtendrían una ventaja a la hora de concursar por esas plazas si llegan a salir por el turno libre sobre el resto de competidores

Otro matiz, quienes han sido designadas para la plaza de técnico de sonido y las dos de operador de cámara ocupaban los primeros puestos en la bolsa de trabajo de esas categorías. En el caso de las 3 personas designadas para la redacción ninguna de ellas figuraba en la Bolsa de Trabajo de esa categoría. Y una de ellas fue cargo político en los Gobiernos de Juan Vivas.

Otra cuestión: las bolsas de trabajo están vigentes y no están agotadas. Lo que en realidad, conforme a la legalidad, obliga a la empresa a seguir tirando de esos listados cuando tenga necesidad de reforzar la plantilla. “Es ilegal”, concluye sobre lo que se está haciendo el secretario general de Comisiones Obreras, Emilio Postigo.

La excusa usada por el director gerente de la Televisión Pública para proceder a esta selección de personal sería la de abandonar estas contrataciones temporales, “parches”, y ganar en tranquilidad y estabilidad en el funcionamiento de la televisión pública. Si bien, todas las plazas cuentan con bases aprobadas desde otoño de 2022 para salir a concurso, sin que hayan salido hasta la fecha. A diferencia por ejemplo de lo que sucedió en AMGEVICESA, donde las vacantes salieron directamente a concurso por el turno libre, en RTVCE se sacaron a concurso por la vía de la promoción interna de forma previa, aún a sabiendas de que en condiciones normales quedarían desiertas y sería entonces cuando se procedería al concurso por el turno libre. Ese proceso de promoción interna terminó a principios de año, del concurso de las plazas para el turno libre no se sabe nada más, aunque tiene las bases aprobadas.

Y otra trampa más, quizás la definitiva. En el SEPE han confirmado que hace “meses” que la televisión pública no les pide perfiles para ninguna categoría. Esto, traducido, significa que en la tele pública estarían eligiendo a dedo a quienes trabajan en la misma. De ser así ¿sería como bajar a la calle y decir, tú, tú y tú, conmigo a trabajar? “Sí”, responde Pérez.

“A mí ya me han saltado varias veces con gente del SEPE”, dice una de las personas que está en la Bolsa de Trabajo y que en su caso sí prepara denuncia.

Cualquier administración o ente público que quiera contratar personal a través de los listados de demandantes de empleo del SEPE tiene obligación de justificar esa necesidad y solicitar candidatos el organismo público de empleo en cada ocasión que quiera proceder a una contratación. Esto es, que no sirve tener un listado de demandantes de empleo en un categoría solicitado en 2021 y usarlo para contratar ahora. Ni tan siquiera de hace seis meses. Cada vez hay que montar un expediente. “Puede haber muchas cosas que hayan cambiado”, explica Postigo sobre esta circunstancia. Indudablemente pueden cambiar las personas inscritas como demandantes de empleo, pero además pueden darse hasta cambios legales en los requisitos.

Es seguro que la tele pública pidió listados al SEPE a principios de 2021 y también en octubre de 2022, en esta última ocasión, se dio la circunstancia que en el puesto de periodista no figuraba nadie disponible en los listados de Ceuta y se tuvo que recurrir a pedir periodistas al otro lado del Estrecho. Entonces ¿de qué listado han salido las personas contratadas ahora, recientemente, en abril y mayo, a través del SEPE?

Se da la circunstancia que son esas personas quienes habrían sido agraciadas con los primeros puestos para estas especie de ‘interinidades’, contratos que pretenden alargarse en el tiempo de forma indefinida hasta que salgan las plazas a concurso, algo que no está definido en el tiempo, a pesar de tener las bases aprobadas. Se da también la circunstancia que su desempeño durante ese tiempo les generaría puntos en los méritos por cada mes trabajado en el ente público. Puntos con los que obtendrían una ventaja a la hora de concursar por esas plazas si llegan a salir por el turno libre sobre el resto de competidores, por ejemplo, las personas que figuran en la bolsa de trabajo, que sí pasaron una prueba para poder trabajar en la televisión pública y que en realidad tiene un derecho adquirido para trabajar en caso de que RTVCE necesite personal en esas categorías. Les tendrían que haber llamado ya a ellas en lugar de contratar a través de un listado del SEPE que se desconoce que se haya solicitado.

La televisión pública acaba de consolidar el puesto a 4 personas, a principios de año. Son 4 personas que tampoco han llegado a tener una plaza en la pública sin pasar por un concurso oposición. Las últimas personas que entraron en la televisión pública en circunstancias de igualdad, capacidad y mérito y con transparencia lo hicieron antes de González Bolorino como gerente. Y los años pasan, pero las prácticas se perpetúan.

Manuel González se salta todo en RTVCE para abrir la puerta de atrás a 6 personas