viernes. 24.05.2024

Lo explica de manera muy gráfica, en una entrevista con el diario '20 minutos', el magistrado Miguel Ángel García, presidente de la Junta Electoral de Zona de Melilla. Para organizar la trama que investigan la Policía Nacional y la Justicia, y que ya se presenta en algunos medios como el mayor escándalo electoral de la historia democrática española, basta un pequeño resquicio en la Ley: "para solicitar el voto por correo, el elector tiene que ir a una oficina de Correos y solicitarlo personalmente, identificándose con su DNI. Para recibir la documentación electoral, la ley también exige que el funcionario de Correos se la entregue personalmente al elector y no se le puede entregar a ninguna otra persona de su familia. Sin embargo, a partir de ahí es cuando la ley queda un poco vacía de contenido porque no exige que sea el elector quien lleve esa documentación con el voto depositado dentro de un sobre a Correos, la puede llevar cualquier tercera persona". Y esa es una de las patas del banco.

García deja caer también que esto no es algo que haya que circunscribir solo a este 2023, sino que "todos los jueces de instrucción de Melilla hemos llevado procesos por presunta compra de votos en anteriores comicios. Basándonos en esa experiencia, la persona que intenta comprar el voto, que suele ser simpatizante o afiliado a un determinado partido político, le ofrece dinero a una persona desfavorecida, pueden ser 100 o 150 euros, para que  solicite y reciba personalmente la documentación para votar a distancia y una vez en su poder se la entrega a quien le ha ofrecido el dinero. El que ha comprado el voto, y se presupone que detrás está un partido, puede manipular la documentación para introducir en el sobre la papeleta que más le interese y llevarla a Correos". Es decir: lo mismo de siempre, con una intensidad nunca vista.

Viene a colación reproducir estas interesantes declaraciones del magistrado melillense, porque la situación en la ciudad hermana sigue lejos de serenarse. Y ¿de donde sale el dinero? ¿Cuanto cuesta?. La operacion matemática es sencilla: si hablamos de 11.707 solicitudes de voto por correo, y damos por hecho que algo huele a quemado en todas y cada una de ellas, y de 100 euros por papeleta, hablamos de 1.707.700 euros. Procedentes, según fuentes policiales desveladas por El Español, de "mordidas por concesión de obras".

Obviamente, en el debate electoral de Melilla no se habla de Medio Ambiente, economía o generación de empleo. Dunia Almansouri, consejera de Economía y Hacienda y candidata de CxM a la Presidencia, mostraba ayer su extrañeza "porque comiencen las actuaciones justo cuando se conozca una encuesta que nos da mayoría absoluta". Cuca Gamarra, secretaria general del PP, señala que el PSOE está dispuesto "a seguir pactando con Coalición por Melilla". Y por si faltaba algún perejil a esta salsa, Eduardo Inda. El conocido y controvertido periodista tira de filmoteca para decir aquello de "aquí se juega". Emulando al capitán Renault, en Casablanca: el mismo que clausuraba el  Café de Rick porque hubiera mesas de poker diez segundos después de meterse en el bolsillo sus propias ganancias por el juego...

Melilla: sospechas de 'mordidas' para pagar hasta 150 euros por voto