viernes. 12.04.2024

Fue el primer musulmán que ocupó un escaño en el Senado. Fugaz, eso sí, como aquella legislatura que arrancó en abril de hace cuatro años. De la primera plana, Adil Mohamed se ha mantenido en un más discreto banquillo como asesor de la vicepresidenta primera del Gobierno, Cristina Pérez, hasta su cese el pasado enero. Un trabajo que niega sea “de fontanería” y del que prefiere no profundizar para dirigir la entrevista que  concede a Ceutaldia, Ceuta Tv y Ceuta Actualidad a su candidatura a la Cámara Baja por el PSOE.

Pausado y con calma, como ha acostumbrado a demostrar, Mohamed llega a Ítaca para reproducir el discurso socialista, más en clave nacional, que en con color local. El candidato al Congreso aboga por “afianzar el escudo social” para mejorar la vida del ciudadano de Ceuta, “y que no todo se quede en el Ingreso Mínimo Vital”. También reitera la necesidad de trabajar en esa Transición Ecológica para que la excepción ibérica culmine.

Al socialista le cuesta mojarse en las iniciativas que barajan para Ceuta. Recuerda hitos pasados, “como por ejemplo en julio de 2021 conseguimos dos aulas TEA más para Ceuta, o el área turística, donde la Ciudad ha percibido 10 millones de euros de los Presupuestos Generales. Pero esa cuantía ha ido al gestor y debe ser el ciudadano el que tiene que preguntar dónde están esos 10 millones de euros que el partido socialista y, en este caso, el ‘sanchismo’ envió para Ceuta. Son cosas que deben saberse y preguntar”. Y, finalmente, sí que se arranca a dejar algunas propuestas que pretender arrancar, tales como “la ampliación Puerto-Ciudad con dársenas de mayor calado para poder generar pequeñas industrias, al menos de ensamblaje”.

Su candidatura llega en un escenario mucho menos halagüeño para el PSOE que en su primera experiencia política. Debe lidiar con la personalización en el partido de su líder y la campaña de ataques que ha vivido durante toda su legislatura por parte de la oposición. Sin embargo, para Mohamed el ‘antisanchisimo’ no es un problema, “sino un repique de la derecha en ese fondo”. Y, aunque reconoce que “ha ganado bastante, y no es lo que se merecen los españoles”, “la Ceuta socialista no tiene esa percepción de Pedro Sánchez que se ha querido vender. Nosotros tenemos programa, tenemos proyecto y tenemos resultado, y en ello estamos ilusionados, porque defendemos el sentido común de los españoles y, sobre todo, la percepción que tienen de la utilidad del voto. Con esas variables anulamos el famoso ‘antisanchismo’, que es una creación tan solo para destruir nuestra imagen y nuestra marca, y curiosamente esa destrucción fuera de las fronteras españolas no existe”.

Sí que mira de reojo y con más alarma a las políticas de recortes, sobre todo en materia de derechos, que pueda aplicar un gobierno de coalición PP-VOX, porque para Mohamed, “ya han comenzado”, como ejemplo, las primeras medidas adoptadas en las autonomías donde se han hecho con el poder en las últimas autonómicas. El candidato alerta de “que ya han empezado las censuras”, y advierte que sendas formaciones no contemplan en sus políticas al conjunto de la población porque “cuando un partido político no reconoce la violencia machista, no puede reconocer la diversidad y, al no reconocer la realidad que le rodea, no puede gobernar para todos y, mucho menos, para todas”, afirma con rotundidad. Más tajante se muestra en su respuesta el candidato cuando se le pregunta por la diversidad. “¿A qué se refiere?”, se le cuestiona. “A todo. Por ejemplo, que tengas libertad de prensa. Si no se normaliza la igualdad entre hombres y mujeres, en orientación sexual, en igualdad, ideología política, religión. ¿A dónde vamos a llegar?”.

El candidato socialista se desmarca del clima de ‘tormenta perfecta’ vaticinado para el próximo 23 de julio. Ni el verano, ni las vacaciones o, en el caso de Ceuta, el postrarse como la semana previa a las Fiestas Patronales, le indican que influya en la afluencia a las urnas, como reconoce que pudo ocurrir en las últimas generales, cuando quedó desbancado de la Cámara Alta.  “Todo el mundo habla de desmovilización por parte de la izquierda, pero el escenario de las generales es totalmente diferente al de las locales, ya que estas últimas son muy agresivas y dicotomizan mucho la conciencia y el voto útil del ciudadano ceutí. Creo que en este sentido la gente está tomando conciencia”.

A una semana para darle la vuelta a las cartas, Mohamed acude “fortalecido” y preparado “para corregir errores”.

 

Mohamed (PSOE): “Cuando un partido no reconoce la diversidad, no puede gobernar para...