lunes. 15.04.2024

En el año 2011, cuando la realidad aumentada era “casi algo de laboratorio”, la empresa onubense Seabery, aparcó los simuladores de realidad virtual con los que estaba trabajando para meterse de lleno en esa tecnología. Crearon el primer simulador en el mundo de realidad aumentada. Hoy tienen un proyecto y un producto que va como un tiro, ofrecen un simulador orientado a la educación, en concreto a la formación de soldadores que venden en todo el mundo. Y tras la visita girada por la Cámara de Comercio de Huelva a la ciudad la pasada semana, organizada por la Cámara de Comercio de Ceuta, miran a Ceuta para ver las posibilidades que tienen para abrir línea de negocio aquí.

Lo ha explicado su presidente ejecutivo, Basilio Marquínez, que formó parte de esa expedición. “Yo este mañana (el viernes pasado), que hemos tenido una charla muy interesante en la Cámara, a la ve que escuchaba estaba ya dándole vueltas a la cabeza para ver cómo podría encajar Seabery en Ceuta, y tengo ya una cierta idea. Estudio va a haber”, ha reflexionado.

Sus simuladores implican “una tecnología que va más allá que los de la Fórmula 1”. Reproducen de forma muy real las condiciones de cualquier taller de soldadura, lo que les permite formar alumnos en este oficio. Los metales reaccionan en esa realidad aumentada y virtual de forma exactamente igual a como lo harían en el mundo real.

Eso ofrece muchas “ventajas. No tienes ningún coste de materiales, con el ahorro económico que conlleva que es muy alto. Puedes practicar ilimitadamente, sólo necesitas el simulador, con lo que el tiempo de prácticas se multiplica. No tienes accidentes. No tienes contaminación, que la soldadura emite mucho CO2 al medio ambiente. Consigues soldadores mejor cualificados, en menos tiempo y perfectamente preparados para las necesidades que tienen las grandes empresas industriales”, ha explicado Marquínez.

Su innovación les valió para ganar el premio a la mejor Pyme nacional que otorga el Consejo Superior de Cámaras de Comercio de España.

A Ceuta, Marquínez vino como parte de la representación de la Cámara de Comercio de Huelva, era la primera vez y quiso venir a ciegas, sin buscar nada de información sobre la ciudad. “Con la mente abierta a ver qué me encontraba”.

Y lo que se ha encontrado le ha gustado. “Lo que es la ciudad me ha parecido magnífica para vivir. Yo soy muy aficionado al mar y aquí las posibilidades que hay son inmensas. Es acogedora, agradable y limpia”, ha explicado sobre la ciudad en sí.

“En la parte profesional me ha gustado mucho la predisposición tanto de la Cámara como de la Ciudad. El buen entendimiento que hay entre ellos. La camaradería. Se nota que hay mucho sentimiento de ciudad y que apuestan por su ciudad, por promover la ciudad de Ceuta, por atraer empresas. Lo que yo he percibido en las personas que hemos conocido hasta ahora es que ponen siempre a la ciudad por delante. Y luego está la parte fiscal, que es importante para cualquier empresario. Ceuta tiene un tratamiento fiscal muy atractivo”, ha explicado.

La primera empresa en el mundo en crear un simulador de realidad aumentada mira a Ceuta