miércoles. 29.05.2024

"Ofrecer una visión completa y precisa de la gestión económica y financiera": ese era el objetivo que perseguía VOX cuando propuso hace ahora cinco años "examinar la actividad" de los sucesivos gobiernos de Juan Vivas desde 2013, una iniciativa que salió adelante pocos meses antes de la pandemia a pesar del 'no' del Partido Popular y del extinto Caballas.

Desde la formación que lidera Juan Sergio Redondo, consideran que "la auditoría es un instrumento imprescindible para que los ceutíes recuperen la confianza en la Administración local". Esa "necesaria" recuperación de confianza iba a suponer un desembolso de 200.000 euros para las arcas municipales. Aunque la cuantía quedó consignada en los presupuestos de 2020, esta nunca se llegó a ejecutar (ni en el 20 ni después).

La partida volvió a aparecer en el documento presupuestario correspondiente al año 2021. El resultado, sin embargo, volvió a ser el mismo: el dinero no se gastó. "Es una confusión extraña que no puede ser admitida", valoraba Redondo, que dice apostar por "la transparencia y la rendición de cuentas a los ceutíes".

Visto el aparente inmovilismo institucional, el líder de VOX Ceuta ha instado este 8 de abril al Ejecutivo a ofrecer "explicaciones sobre el estado actual de la auditoría", de cuya elaboración se habría de encargar "una empresa externa". "¿Por qué se ha retrasado?", preguntaba el parlamentario. "¿Se va a hacer?", insistía.

"No quedó en un cajón, quedó en un correo electrónico que el Gobierno envió a VOX y que nunca se respondió", reprochaba Kissy Chandiramani. En aquella comunicación, el Gabinete de Vivas solicitó a los de extrema derecha a concretar "qué se quiere auditar". "No se produjo ninguna contestación", revelaba la consejera de Hacienda, Transición Económica y Transformación Digital

Chandiramani ha aclarado que, "cuando se realiza un expediente, hay un número importante de funcionarios que determinan su viabilidad económica". La primera fiscalización se produce, justamente, en ese punto. Con posterioridad, "Intervención realiza una fiscalización exhaustiva". Una vez se realiza el pago correspondiente, el documento pasa por el último filtro: el del Tribunal de Cuentas.

La titular de Hacienda tiene claro que, si Redondo y los suyos de verdad quisieran "saber cuál es la situación económica", estos habrían "solicitado los expedientes" en lugar de montar "un show". "Convierten los plenos en un circo", incidía Chandiramani, que volvía a cuestionar a VOX: "¿Qué es exactamente lo que quieren auditar?".

"No se altere usted", saltaba Redondo cual resorte para acabar recordando a Chandiramani que su interpelación emana de "un acuerdo plenario". "No es que lo pida VOX; hubo otros grupos que apoyaron esta cuestión", exponía el diputado, que apostillaba: "Yo comprendo que el Gobierno no quiera que se haga una auditoría externa, pero deben ustedes entender que los partidos aquí representados queramos tener una segunda opinión".

Según Redondo, en España, hay "otros ayuntamientos" que han llevado a cabo de manera satisfactoria auditorías como la planteada en 2019 por su formación. Valdemoro, por ejemplo, lo hizo por 50.000 euros. "Todo el mundo allí quedó satisfecho", apuntaba el máximo responsable de VOX en suelo caballa, que explicaba: "Son los ciudadanos los que tienen derecho a conocer cómo se gestiona el dinero y cómo funciona la Administración local".

"Confío en los técnicos de la Ciudad; hacen un trabajo encomiable", zanjaba Chandiramani, que finalizaba afeando a VOX su palpable "falta de interés". "Una cosa está clara: la auditoría no se ha hecho porque ustedes no se han interesado en ello", concluía la titular de Hacienda.

La propuesta de auditoría de VOX "no quedó en un cajón": el partido "nunca" concretó...