lunes. 26.02.2024

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba en su comparecencia de este martes, en el marco del sexto plan de medidas para hacer frente a la crisis provocada por la Guerra de Ucrania y la tendencia inflacionista, una medida destinada a aliviar a las familias en sus gastos básicos: aplicar, durante los próximos 6 meses, una reducción del IVA del 4 al 0 por ciento para los alimentos de primera necesidad y del 10 al 5 por ciento para aceites y pastas.

Una medida que se va a sentir en todos los hogares españoles excepto en los de las dos ciudades autónomas en los que esa exención de impuestos durante seis meses, es decir, el pago del 0 por ciento en los alimentos de primera necesidad, no será posible. El motivo no es otro que la legislación estatal relativa al IPSI de Ceuta y Melilla, la Ley 8/1991 de 25 de marzo, que en su artículo 18 recoge que el tipo mínimo que se puede aplicar en las dos ciudades es el 0'5 por ciento.

Interpelado esta mañana por si se trataba de una discriminación bajar el IVA y no bajar el IPSI, el delegado del Gobierno, Rafael García, señalaba que “el que discrimina no es el Gobierno de la Nación, es quien tiene la competencia para bajar el IPSI, si no lo hace”, en referencia a la Ciudad Autónoma. Sin embargo, tal y como indica la legislación, la Ciudad nunca podría reducir el IPSI al 0 por ciento para esos alimentos básicos, sino que tendría que mantenerlo, al menos, en el 0'5 por ciento.

De este modo, mientras que en el resto del país no se pagará IVA por las legumbres, las patatas y el resto de tubérculos, la leche, el queso, los huevos, las frutas y verduras, los cereales y el pan y las harinas panificables, en Ceuta se seguirá haciendo, fijándose como mínimo ese tipo en el 0'5 por ciento.

En contacto con el Gobierno de la Ciudad, el mismo ha señalado que se está redactando una propuesta de reforma de la ley del IPSI, la última es de 1996, que, sin embargo, conllevará una tramitación larga que no permitirá que esté en vigor antes del transcurso de estos seis meses de rebaja del IVA, por lo que, por el momento, parece que ceutíes y melillenses no podrán beneficiarse de esa bajada de impuestos de la que si disfrutarán el resto de los españoles.

¿Por qué los ceutíes seguirán pagando impuestos a los alimentos de primera necesidad?