viernes. 14.06.2024
ENTREVISTA EN VÍDEO

Redondo: “Están equivocados quienes nos consideran racistas. Para VOX no es igual musulmán y promarroquí”

El candidato de VOX a la Presidencia de la Ciudad, Juan Sergio Redondo, no renuncia a las cuestiones nucleares del discurso de la formación que le han ido levantando polémicas en los útlimos 4 años, aunque sí parece explicarlas de manera más tranquila y sosegada y atribuye a la manipulación política muchas de esas polémicas. Por ejemplo, niega que sean "racistas" o que le sobren los musulmanes.

 Redondo durante la entrevista.
Redondo durante la entrevista.

El candidato de VOX a la Presidencia de la Ciudad, Juan Sergio Redondo, habla. Y habla fluido. Quienes estamos acostumbrados a ‘picar’ discursos, ‘canutazos’ y declaraciones en general desarrollamos un instinto innato para medir dicciones, velocidades, latiguillos… Redondo, mudo en los Plenos durante toda una legislatura -algo que le han reprochado el resto de compañeros de otros partidos, a veces para hacer mofa, la mayoría para criticarle cuestionando su solvencia- acelera con naturalidad su discurso y habla rápido cuando tiene clara la idea que quiere expresar, cuando entra en las cuestiones nucleares del discurso de su formación.

Si no habla en los Plenos es, o al menos así lo justifica, porque así lo decidieron al organizar la actividad parlamentaria, él da las órdenes, el portavoz, Carlos Verdejo, da la cara y les pone expresión. No hay nada más detrás.

La complicada relación que ha mantenido la formación con los medios de comunicación desde que pasó de ser marginal a contar en las encuestas y en la opinión pública parece estar cambiando. Sin hacer ruido, sin mediar explicación o excusa. Hace 4 años VOX no concedió entrevista de su candidato a ceutatv.com y ceutaldia.com durante la campaña cuando se la pidieron porque consideraron que el periodista que las hacía no. A ceutaldia.com no le dejaron asistir a su cierre de campaña. Durante esta legislatura los medios de comunicación han sido una parte nuclear de su discurso de ataque al Gobierno. A los correos de varios medios dejaron de llevar sus notas de prensa y comunicados. Ahora en campaña han vuelto a entrar, Redondo parece más accesible para todos y la prueba es que no ha tenido ningún problema para conceder esta entrevista. Si es un paso definitivo o sólo una medida estratégica por la campaña, el tiempo lo dirá. Pero por su discurso cabe apostar por lo primero.

Redondo justifica su balance de oposición al Gobierno estos 4 años en “positivo, porque hemos hecho por primera vez en muchos años oposición al Gobierno del Partido Popular, al Gobierno de Vivas. No se ha hecho oposición. Nadie. A esa forma de hacer política que tenía Juan Vivas durante estos 20 años. Lo ha hecho VOX y lo hemos conseguido. Hemos conseguido poner negro sobre blanco y tirar la careta a una persona que lleva 20 años engañando a una parte importantísima de la ciudadanía. Ese quizás sea el primer logro de esta legislatura, y por supuesto descubrir muchas cosas que los ciudadanos no conocían”. ¿Qué cosas? “El mal, el abuso del dinero público. El beneficio que se llevaban 3, 4 poderes en esta ciudad a costa de ese Gobierno del Partido Popular, y que la gente desconocía. La mala gestión que se ha venido haciendo de esos recursos por parte del Gobierno de Vivas”.

“Es cierto que han tenido que dimitir (en el pasado, antes de VOX) cargos públicos, pero muchas veces han sido por cuestiones propias que se han descubierto de manera interna por el propio partido (Popular se sobre entiende) o que se han planteado por los propios medios, no tanto por los grupos de la oposición que estaban en la Asamblea (…) Yo no discuto que los medios de comunicación tienen un valor siempre que sean independientes y sirvan al ciudadano y no a esos poderes públicos o políticos que muchas veces intentan manipularlos para que no saquen a la luz pública esas cuestiones que acaban perjudicándolos”, dice Redondo.

Nos vamos a poner una medalla aquí y recordar que, sin ir más lejos, esta legislatura fue un periodista de estas redacciones quien reveló que el entonces consejero de Sanidad, Javier Guerrero, se había colado en la vacunación contra la covid, lo que le acabó costando el cargo.

Pero que nadie confunda este posicionamiento de VOX con una enmienda a sus posicionamientos o su discurso. Ceuta sigue “marroquinizada” -“no sólo el Príncipe, más zonas”-y la formación quiere “desmarroquinizarla”. ¿Cómo se desmarroquiniza, por ejemplo, el Príncipe?

“Haciendo que se cumpla la Ley. Ahora mismo el Príncipe tiene una apariencia propia del Reino de Marruecos y no de la ciudad de Ceuta”, sentencia Redondo.

Los barrios, por ejemplo el Príncipe, desmarroquinizados que imagina VOX son “sin construcciones ilegales, donde se cumpla la ordenación urbanística, donde no existan empadronamientos fraudulentos, donde exista la Ley y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puedan ejercer su labor sin ser agredidos, donde cualquier servicio público pueda cumplir con sus funciones sin riesgo para su propia situación cuando suben a esa barriada. Ahora mismo el Príncipe y otras barriadas que se han ido sumando a esa degradación que se inició en su momento en el Príncipe, ese proceso se puede revertir y que esté presente la Ciudad y el Estado y se cumpla la Ley y se dé una apariencia propia de un barrio de España y no de Marruecos”, explica.

Y desamarroquinizar no es para VOX evangelizar. Aunque a veces pueda parecer que lo que propone VOX es en realidad una especie de revisión a los Reyes Católicos en donde en España no cabrían quienes no encajen en el perfil de español que entiende o propone la formación, Redondo niega la mayor, incluso partiendo de considerar que “la identidad histórico política de Ceuta es la propia de la nación a la pertenecemos, Ceuta es España y por tanto tenemos que tener la misma identidad que tiene cualquier ciudad española”, sigue explicando Redondo.

Pero aclara: “Una cosa es esa identidad política e histórica y otra cosa es respetar esas identidades culturales que forman parte de esas comunidades culturales y religiosas que pertenecen a la identidad propia de la Ciudad de Ceuta. Darle una apariencia de un barrio español, con sus servicios y su seguridad, con sus características españolas y europeas no quita que las comunidades religiosas o las personas que profesen, según qué religión, puedan seguir practicando su religiosidad conforme a lo marca el derecho y la Ley Española”, responde Redondo. Si le suena a galimatías en realidad no lo es. La pregunta era clara y la respuesta aunque algo alambicada en realidad es un sí: ¿Es compatible desmarroquinizar un barrio y que la gente pueda seguir yendo a rezar a una mezquita? Sí, al menos eso cabe deducir de la respuesta.

Si alguien ha entendido lo contrario en este tiempo, Redondo lo atribuye a la manipulación y la tergiversación que dice sufren sus ideas por parte del Gobierno de la Ciudad que “ha intentado echarnos encima a la mitad de la población”.

Y ahí va otra afirmación rotunda, sin medias tintas, que parece querer desmentir todo eso, aunque no quede claro si es la manipulación, su propio discurso, o que todos lo hemos entendido mal: “para VOX no es igual musulmán y promarroquí”.

“No tiene que ser una persona musulmana o la condición o religiosidad musulmana estar asociado al término promarroquí. Por supuesto que hay musulmanes que son promarroquíes y que sienten la identidad marroquí por encima d ella española. Eso lo hemos podido vivir en los últimos años en la ciudad de Ceuta. Pero también hay cristianos o gente sin religiosidad que sirven a los intereses de Marruecos”.

Más. “Están equivocados quienes nos consideran racistas. Hay muchos musulmanes que nos apoyan y están con nosotros y entienden perfectamente cuál es nuestro discurso. Aquí, en Ceuta, y en muchos otros sitios se ha banalizado el término racista”.

Y todo esto dicho y expresado desde la tranquilidad de una conversación en una terraza. Sin aspavientos, ni subidas de tono, como mucho enfatizaciones, sin enfados. Sin esa tensión que suele acompañar a los representantes públicos de VOX allá por donde pisan, y especialmente en los Plenos de la Asamblea. Aunque eso sí, dentro del bar se forma con su mera presencia y la de las cámaras una tertulia entre los parroquianos de ese día en donde se apuntan posiciones enfrentadas y cuando una compañera les invita a meterse en la conversación “ahí hay un micro extra, estamos preparados para ello”, se declina la invitación: “voy a perder la educación y no quiero”. Otro parroquiano los defiende: “todo el mundo tiene derecho a expresar sus ideas”. Sólo faltaba. Y para eso estamos precisamente los medios.

Esa manipulación de sus discursos públicos, que denuncia Redondo, cree el candidato de VOX que está detrás también del acoso que vienen sufriendo en las calles, aunque le resta importancia y cree que no es la tónica habitual y que el perfil de personas que se lanzan contra ellos es siempre el mismo. No lo especifica, pero se deduce por las breves pinceladas que es gente de mal, perfil de delincuentes.

Fatima Hamed publicó en Twitter un fragmento de 3 segundos de la escena que vivieron los de VOX el pasado 2 de mayo cuando un hombre acabó agrediendo a uno de ellos y en medio de la trifulca la senadora, Yolanda Merelo, acabó pegando con el bolso a uno de los dos implicados de la otra parte. “Manipulación” para Redondo y claro ejemplo de lo que trata de explicar durante la entrevista.

El tuit acabó generando un hilo en el que abundaban insultos gravísimos hacia Hamed, de “sumisa” a “perra” o negación de su nacionalidad española. Redondo no cree que esa basura en redes sociales, esa violencia, tenga una parte de responsabilidad en sus discursos públicos subidos de tono y llenos de tensión, por ejemplo en la Asamblea de Ceuta.

“Está intentando echarnos a la gente encima, manipular y en el fondo hace daño, en lugar de lo que debe hacer un político que es condenar cualquier tipo de agresión, da igual la formación que la haya recibido. Nosotros condenamos los insultos, pero pedimos que los demás se solidaricen cuando somos agredidos. Ahí partimos de una manipulación abierta, además cualquiera que haya visto el tuit sabe que intentó manipular, habrá que preguntarle a ella qué pretendía con ese tuit”, se explica Redondo.

Si todo este discurso es una cierta capitulación o rectificación de los gestos, formas, mensajes y maneras gastados hasta ahora por la formación o el reverso de una imagen construida en la opinión pública que no se correspondía con la realidad, de nuevo, el tiempo, o más bien la propia opinión pública es la que tiene que sacar las conclusiones.

Gracias al bar La Plaza por permitirnos grabar la entrevista en su terraza.

Redondo: “Están equivocados quienes nos consideran racistas. Para VOX no es igual...