jueves. 30.05.2024

Una estructura metálica sorprende a quienes en estos días pasean por la conocida popularmente como Gran Vía. Se trata del primer paso visible de una actuación que supone una inversión de más de 420.000 euros por parte de la Ciudad y que tendrá un periodo de ejecución de 8 meses, la destinada a poner en valor los restos arqueológicos hallados en la céntrica avenida bajo la estructura reconstruida del Convento de los Trinitarios y la antigua Madraza Al-Yadida, ambos desaparecidos y hoy recordados tras las obras de remodelación de una Gran Vía que culminarán, de forma definitiva, tras esta actuación.

El proyecto, que ejecutará Africana de Construcciones y Contratas, tiene por objetivo la puesta en valor de los restos arqueológicos localizados entre las calles Menahem Gabizón y la avenida Alcalde Sánchez-Prado. Unos vestigios que abarcan desde la época romana a la medieval y de los que ceutíes y visitantes podrán disfrutar una vez que culmine esta obra.

La misma, tal y como explica el proyecto, al que ha tenido acceso www.ceutatv.com, parte de la construcción de una cubierta acristalada que cubrirá todo el espacio entre la medianera del edificio colindante (los pabellones militares cuyas fachadas dan a la propia Gran Vía y la calle Jáudenes) y el monumento de la Orden Trinitaria, conservando todos los restos aparecidos y dotándolo de un espacio anexo para documentar a los visitantes sobre los elementos visibles. 

TRINITARIOS
TRINITARIOS

Será, explica el proyecto, de una edificación de una sola planta en dos alturas, una a 6,74 metros correspondiente al espacio explicativo y parte de los restos, y otra a 3,17 metros en la zona de restos arqueológicos. Unas alturas que vienen determinadas por las puertas de acceso situadas en el monumento a la Orden Trinitaria  y a la servidumbre de vistas de parte de los pabellones militares colindantes que obliga a bajar la cubierta para respetarla. 

El acceso peatonal, tal y como recoge el documento, se situará en la avenida Alcalde Sánchez-Prado, mientras que la planta se distribuirá en dos zonas diferenciadas, de un lado la zona expositiva, en la que se explicará la importancia de los restos arqueológicos encontrados, y de otro los restos en sí, que podrán ser observados por los visitantes.

La cubierta, situada a dos alturas, como indicábamos con anterioridad, será una estructura acristalada íntegramente, que permitirá el paso de la luz solar hasta los restos arqueológicos. Una iluminación que estará tamizada por una celosía de viguetas de madera decorativas que permitirá proteger de la intensidad del solo en las horas más conflictivas a quienes quieran disfrutar de este nuevo elemento patrimonial que sigue demostrando que en Ceuta queda mucho por descubrir. 

Y es que nadie duda de la rica historia de la ciudad, la de un punto geoestratégico vital, no en el siglo XXI, sino desde la antigüedad, puerto de paso y asentamiento de civilizaciones que han hecho de los ceutíes lo que son hoy, un pueblo abierto y con un acervo cultural y patrimonial envidiable que tiene que seguir haciéndose valer frente a quienes aún desconocen todo lo que tiene que ofrecer.

Restos romanos y del Medievo: arranca la puesta en valor del patrimonio bajo el...