miércoles. 21.02.2024

«Sigo a fecha de hoy sin entender la necesidad de aquella detención, de aquella forma…»  Susana Román, exconsejera de Economía y Hacienda del Gobierno de la Ciudad y uno de los tres cargos electos acusados en el proceso del «Caso Emvicesa», ha recordado este miércoles aquel 15 de febrero de 2017 en el que la Policía Nacional la detuvo por su presunta implicación en una red dedicada al tráfico irregular de viviendas públicas. Aquella jornada, que Román ha detallado este miércoles ante el tribunal que juzga el «Caso Emvicesa», se había iniciado con un viaje a Madrid. Su visita a la capital de España tenía como propósito mantener una entrevista con la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, un encuentro que se truncó por la sucesión de acontecimientos que acabarían con la exconsejera escoltada por la Policía hasta el Palacio de Justicia.

La narración de Román, interrumpida en un par de ocasiones por un sentimiento de consternación evidente a los presentes en la sala de vistas, ha sido la de alguien que considera haber sido atropellada en sus derechos.

«Si me hubieran dicho: oiga, mañana venga a la comisaría a tal hora, habría ido a la comisaria a tal hora sin ningún tipo de problema –ha explicado Román- ¡Si yo era la denunciante! Yo pensaba: “¿Qué he hecho? Igual he robado un banco. Me decía: “Habré firmado algo”, porque, claro, yo era la consejera de Hacienda. Pero, qué va, no tenía nada que ver».

Aquel 15 de febrero arrancó con un encuentro casual en el ferri que la conducía a Madrid. En el mismo barco viajaba su compañero en el Gobierno local Jacob Hachuel, a quien decidió llevar en su coche. Poco después, Román conocería que la también consejera Rabea Mohamed y el diputado a la Asamblea Mohamed Alí ya habían sido detenidos. «La próxima soy yo, porque están deteniendo a todos los miembros de la Comisión Local de la Vivienda», comentó a Hachuel.

Según ha relatado la exconsejera, de inmediato se puso en contacto con la Jefatura Superior y consiguió hablar con el segundo jefe, que le confirmó que estaba siendo buscada y le propuso que se presentase al día siguiente en comisaría. Román declinó la sugerencia y decidió volver sobre sus pasos para ponerse a disposición de las autoridades: «El policía me dijo que por qué iba a declarar, que prefería que no declarara, pero yo le respondí que era una servidora pública y que tenía que declarar».

Román ha recordado la desapacible y gélida noche de aquella jornada de febrero, la que la acompañó mientras permanecía en el calabozo a la espera de declarar como investigada. El relato de Román ha conducido al momento en el que llegó, una hora antes de la medianoche, al Palacio de Justicia. En ese momento ha recordado el intenso frío que reinaba en las instalaciones.

Comenzó entonces la declaración judicial, un momento que la exconsejera ha recordado como «de ciencia ficción» sobre todo porque, según ha denunciado, no estuvo presente el secretario judicial. «Allí no estaba el secretario judicial tomando nota, estaba liado con 20.000 cosas. Tomaba nota no recuerdo qué funcionario. Así que con el tiempo, cuando he releído el acta yo ya no sé si lo que pone ahí es verdad, no es verdad, lo dije…»

 

Réplica a Cariñanos

Durante su declaración, Román ha contradicho las manifestaciones que ante el tribunal vertía esta semana la asesora jurídica de Emvicesa María José Cariñanos. La funcionaria, que compareció en calidad de testigo en el juicio, acusó a Román de apartarla de sus funciones como secretaria de la Comisión Local de la Vivienda a través de la apertura de un expediente disciplinario.

Cariñanos aseguró que no se quería que participase en los procedimientos de adjudicación de viviendas.

Román: «Sigo, a fecha de hoy, sin entender la necesidad de aquella detención, de...