martes. 18.06.2024

El 26 de mayo de 2024, en Ceuta, Samia Abdelkader, candidata del PSOE a las Elecciones al Parlamento Europeo, ha lanzado un mensaje contundente: "La UE ha superado numerosos desafíos a lo largo de su historia, pero hoy, aunque algunos se empeñen en negarlo, está en juego no sólo el bienestar de millones de personas, también su supervivencia y el futuro de la especie y del planeta".

Abdelkader destacó la urgencia de una acción política que lleve a una economía y desarrollo sostenibles, enfatizando que la crisis medioambiental y humana actual es el resultado de dos siglos de acción humana desmedida. "La acción del ser humano en los últimos dos siglos ha provocado una crisis medioambiental y humana que requiere una acción política que nos lleve a una economía y desarrollo sostenible", afirmó.

Los socialistas ceutíes, al igual que sus homólogos europeos, abogan por un Pacto Social Verde para una Transición Justa, que implique un compromiso inversor significativo. Critican la falta de nuevos fondos en el Plan Industrial del Pacto Verde presentado por la Comisión en febrero de 2023. "Es imprescindible abordar el marco de financiación de la industria europea para completar el Pacto Verde", enfatizan.

Abdelkader alertó sobre las consecuencias del cambio climático y la creciente desigualdad: "La actual situación nos está abocando a un mundo más desigual y donde quienes son más débiles ya están pagando los excesos de quienes son más ricos". Destacó la necesidad de responder a estos desafíos con un modelo de desarrollo sostenible que también avance en el Estado de bienestar y una democracia más avanzada.

El PSOE propone dotar a la Unión Europea de nuevos instrumentos de financiación para cubrir la brecha en las necesidades de inversión para la transición ecológica. Además, recalcan la importancia de invertir en la adaptación al cambio climático, argumentando que el retorno de esta inversión se mide en términos de vidas, salud, protección de infraestructuras y desarrollo económico y social.

"La UE necesita también invertir seriamente en adaptación al cambio climático. Los fenómenos extremos, cada vez más intensos y frecuentes, están generando ya costes crecientes para la economía europea", señaló Abdelkader. Desde 1980, estos costos han alcanzado los 650.000 millones de euros. Además, los impactos climáticos varían entre los Estados miembros y regiones, lo que podría generar mayores divergencias económicas.

Para enfrentar estos desafíos, los socialistas proponen 20 medidas para alcanzar el Pacto Verde Europeo. Entre estas medidas se incluyen la economía circular y climáticamente neutra para 2050, la fiscalidad ambiental con el principio de "quien contamina paga", y una revolución industrial en tecnologías circulares y de cero emisiones.

También destacan la necesidad de desvincular el crecimiento económico del uso de recursos naturales finitos y la generación de residuos, promoviendo un modelo circular de producción y consumo. Además, defienden la aplicación del Reglamento de Restauración de la Naturaleza y la lucha contra la desertificación y erosión del suelo.

En cuanto a la biodiversidad, los socialistas abogan por la implementación de la certificación de absorciones de carbono y el fomento de la agricultura de carbono. También priorizan el bienestar animal y la regulación de importaciones de trofeos de caza de especies amenazadas.

Abdelkader subrayó la importancia de una política europea de adaptación coherente y ambiciosa, que incluya metas precisas y vinculantes para sectores críticos. "Es momento de desarrollar mecanismos de solidaridad entre los Estados miembros para preservar la cohesión europea", añadió.

Finalmente, los socialistas defienden una transición energética basada en energías renovables, con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la competitividad. Proponen una reforma del mercado eléctrico para empoderar a consumidores y PYME, y una adaptación de las redes eléctricas a la creciente demanda.

Con estas propuestas, Samia Abdelkader y el PSOE ceutí buscan una Europa verde y socialmente justa, enfrentando los desafíos climáticos y económicos con un compromiso sólido y una visión de futuro inclusiva y sostenible.

Samia Abdelkader: "Queremos una Europa verde con el corazón rojo"