miércoles. 24.04.2024

Uno de los platos fuertes del Ceuta Summit Innovation (CETEC) que ha organizado la Cámara de Comercio de la mano de Crowe era la presencia del inversor experto en startups, Stephen Duval. Quizás a usted no le suene, pero en la tribu de inversores y ‘startuperos’ es algo así como un profeta. Sus inversiones en empresas que arrancaban han generado plusvalías de más de 2000 millones de euros. Y hoy por hoy en lo que anda es en el mundo de los esports de la mano de su socio David Beckham, sí, el ex del Real Madrid. Y ¿cómo acaba un tipo así en Ceuta? Porque está pensando en instalar su plataforma inversora en la ciudad, o al menos eso se deduce de lo que ha desglosado durante su intervención en la jornada.

En el mundo de los nuevos emprendedores digitales hay auténticas bofetadas por llegar antes, el pionero tiene ventajas. “La clave, independientemente, de la fase en que se encuentre el proyecto o el tamaño de la inversión, más allá del sector en el que sea, lo importante es entrar en un lugar donde no haya nadie y buscar la oportunidad, ser el primero”, ha contestado Duval preguntado por las llaves maestras para dirigir inversiones en nuevos proyectos tecnológicos.

Llegar el primero a Ceuta para diferenciarse de su competencia y obtener ventajas (como las fiscales) parece que sería lo que está pensando el inversor: “Sorprendentemente habla todo el mundo de Gibraltar y de Malta y no se conoce esta oportunidad que es Ceuta. Me parece una oportunidad increíble, una gran oportunidad para promover y poner en el mercado la ciudad de Ceuta”, ha resumido Duval su visión positiva de la ciudad, desarrollada desde su llegada este miércoles.

Más adelante lo ha afinado aún más, en la búsqueda constante de ventajas y diferencias sobre la competencia, Duval  ha mencionado que “Estar aquí en Ceuta hace posible ir por delante de otros, como una forma de diferenciarse de los demás que apuestan por otras localizaciones”, aunque esto lo ha aplicado a la propia Ciudad, a que necesita también posicionarse y diferenciarse. Y sí, la fiscalidad está bien, pero “el acompañamiento sería un elemento diferencial sobre Gibraltar y Malta. La suma de lo que ofrece Ceuta y lo que se podría ofrecer como soporte alrededor para crear valor añadido”.

Junto con él coinciden casi todos los asistentes en dos cosas, el atractivo de las ventajas fiscales que ofrece la ciudad, en la que por cierto, en pequeñas reuniones, la administración sigue usando las bonificaciones a la Seguridad Social como reclamo, en lo que vendría a ser dar por hecho por la vía de los hechos que se restituirán tal y como estaban. Los hay que no las conocían, los que no las conocían mucho y los que sí. Todos ellos sin excepción hacen números en su cabeza pensando en lo que se podrían ahorrar con sus inversiones y sus empresas si se vienen aquí y escrutan el resto. Podría ser el caso de Duval, que parece que antes de venir a participar en las jornadas de la Cámara ya tenía en su cabeza cruzar el Estrecho.

En cierto modo, parece algo lógico, sus inversiones vinculadas al mundo de los esports, tienen otros nexos con el mundo del juego on line que salió disparado de Gibraltar hacia el otro lado del Estrecho con el Brexit.

Tal es así, que Duval ha relatado como están usando el big data para cambiar el mundo del boxeo y su percepción. En todo su relato siempre ha puesto en el centro el modo en el que consumen los espectáculos deportivos las nuevas generaciones, incluso los que hoy son niños, más allá de la denominada ‘generación z’. Para ello han volcado toda la capacidad tecnológica para aprender parámetros de consumo, porque según él, el fútbol, por ejemplo, y sus derechos televisivos ha tocado techo y le toca bajar. Los futuros consumidores se relacionan con el espectáculo deportivo de muchas formas y el pagar por ver tradicional no está en su vocabulario.

Y ahí está el modo de cambiar el boxeo, uno de los espectáculos y negocios deportivos que tradicionalmente más masa y dinero ha movido. Sus inversiones están centradas en generar 1.600 datos desde un sensor en el protector bucal de los boxeadores sólo en cada golpe. Eso serviría para, igual que en el tenis son casi historia los jueces de línea, desterrar del boxeo la subjetividad de los jueces y dirimir los combates a los puntos por toda esa información que convertiría el resultado en algo objetivo. Y de golpe, o en cada golpe, con 1.600 parámetros, se genera un enorme espacio para las casas de apuestas expertas en explotar casi cada estadística de cada juego deportivo para permitir al cliente depositar su apuesta y sus esperanzas.

En lo otro en lo que está Duval es en explotar a los 750 millones de jugadores de videojuegos que hay en el mundo. Ahí va de la mano de Beckham.

Duval ha dado también la misma recomendación que todo el mundo, que el inversor en empresas que empiezan tiene que aportar valor más allá de la gasolina en forma de cheque bancario. Un ejemplo más tradicional lo ha puesto al contar lo que le pasa a ‘Life Nation’ primer productor mundial de conciertos y primer vendedor de tickets de conciertos. 22.000 millones de facturación anual en entradas. Pero a día de hoy buscan socio tecnológico para poder conocer cuál es el perfil de su cliente.

La inteligencia artificial

Otra de las mesas estaba centrada en desgranar algunos de los secretos que están sirviéndose de la inteligencia artificial para generar negocios. Pedro Díez de Tella, fundador de White Cirrus, José Luis Iglesias, Caleida y Mad & Digger, Omar Najid, Ceo de Docline y Alberto Cárdenas fundador de Fisia disertaron sobre esto y sus propias experiencias con Javier Pérez Caro, Senior Advisors y Mentor, dinamizando la charla.

Tanto la ha dinamizado que en un momento dado les ha dejado muy claro que de dejaran de cháchara y fueran a lo nuclear: el negocio. “Aquí en Ceuta no hay tiesos, son gente del taco, los tiesos estamos al otro lado. Y esta gente del taco lo que quiere es saber dónde está el dinero, la cuenta de resultados, no nos hables de que si la abuela fuma. El taco”, les ha exhortado.

Y el taco está en realidad en generar herramientas aprovechando la tecnología para ahorrar tareas tediosas y horas perdidas en diversos trabajos. En Fisia por ejemplo lo que han hecho es un programa que ofrece un entrenamiento de diez minutos diarios para prevenir lesiones en trabajadores que pasan bien 8 horas de pie (caso por ejemplo de las camareras de piso de los hoteles) o bien 8 horas sentado. Han demostrado que ahorran costes en bajas a las empresas con su herramienta que requiere 10 minutos en la jornada del trabajador para hacer ejercicio. Tan sencillo y tan eficaz a la vez.

En otro ejemplo el de Pedro Díez y White Cirrus, cono un software que usa la inteligencia artificial para mejorar la educación en las aulas. Mejora el rendimiento del alumno, le ayuda a aprender. Lejos de la polémica que ha desatado la divulgación de esa inteligencia artificial al gran público, Díez lleva 30 años en las espaldas de investigación incluso con neurocientíficos para poner la tecnología al servicio del profesor y el alumno.

Y en Docline, lo que han hecho es facilitar la digitalización de los expedientes a los médicos, para que puedan dedicar más atención al paciente y menos al papeleo. Rentable en lo público y en lo privado.

Díez además ha lanzado la idea del modelo estonio, donde uno, cualquiera, puede hacerse ciudadano digital en 24 horas y beneficiarse de su ventajosa fiscalidad. “Ceuta no necesita que todos los emprendedores residan aquí, necesita que residan sus empresas”, ha dejado caer.

Stephen Duval piensa en Ceuta