sábado. 02.03.2024

 

Un vicio en el procedimiento de la obra de la Gran Vía podría anular la adjudicación de la misma. Así lo advierte, en una carta dirigida por Mohamed Alí al consejero de Fomento, la coalición Caballas. Concretamente, y en relación al PGOU vigente -el de 1992- Caballas recuerda que se establecía entonces la necesidad de peatonalizar varias calles adyacentes, como Revellín, el tramo entre Constitución y Plaza de los Reyes, González de la Vega, Mendez Antioco, Padilla y Alférez Bayton. Al mismo tiempo "se propone un uso más peatonal de la Plaza de la constitución, Marina -entre Constitución y Hospital antiguo-, acceso a la frontera del Tarajal, Paseo Marítimo del Estrecho, Murallas Reales, Avenida de Africa, Teniente Coronel Gautier. Otro gran espacio libre a incorporar a la calle Real es la parcela del Revellín".

 

En ese sentido, Caballas considera "

que se han ejecutado buena parte de las previsiones contenidas en el PGOU respecto de la peatonalización de las calles propuesta en el mismo y así, se ha peatonalizado: el paseo del Revellín y calle Real en el tramo señalado, las calles González de la Vega, Padilla, Alférez Bayton, las Murallas Reales. Se ha dado un uso más peatonal al Paseo de la Marina Española ampliando su acerado. Quedan otros por llevar a cabo, y que, para ellas, estaba previsto un trámite de audiencia que aquí no se ha dado".


Sin embargo "queda claro que el PGOU

no contempla la peatonalización del ámbito que aquí nos ocupa (vías que rodean las Plaza de África abiertas en la actualidad al tráfico rodado), por lo que nos situaríamos ante una modificación unilateral del propio planeamiento general al respecto.  Tampoco lo contempla el PERI de la Gran Vía, regulación más específica de la zona, por lo que también podría suponer una modificación y, desde luego, una modificación del proyecto de urbanización aprobado y ejecutado". Caballas interpreta que "

hay que tramitar, por tanto, los procedimientos de modificación del planeamiento correspondiente para hacer viable jurídicamente el Proyecto de Remodelación Integral de la gran Vía, Plaza de África y zonas aledañas que aquí nos ocupa". Además, la Ley de Procedimiento de Administraciones públicas considera ilegal "los dictados prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido", recuerda Caballas, que encuentra en ese texto el supuesto "vicio" procedimental que podría derivar en la ilegalidad de la contratación de la obra.

 

Un "vicio de procedimiento" podría anular la obra de la Gran Vía, según Caballas