miércoles. 29.05.2024

No era el único punto del orden del día (faltaría), pero tampoco era uno más: era el punto del orden del día. Cuando lo vio en prensa, Alejandro Ramírez no se lo terminó de creer; pensó que se trataba de "una broma". No lo era; era real como la vida misma. Era tan, tan pero tan real que, a pesar de la incredulidad inicial de muchos, su debate ha acabado dibujando un sesión plenaria que, a buen seguro, pasará a los anales de la historia (y no precisamente por su seriedad...)

IMG-20240405-WA0028
Fátima Hamed

No podía ser otro partido; tenía que ser VOX quien pusiera lo que Fatima Hamed ha calificado como "la nota de humor el día". La polémica surgida el hilo de su (rocambolesca) propuesta de dar al puerto caballa el nombre de Isabel la Católica poco o nada ha tenido que ver con todo lo visto hasta nuestros días en la sede del poder legislativo ceutí.

Llegado el momento, Vivas cedía la palabra a la gustosa encargada de defender la iniciativa: Teresa López. Dada la magnitud del asunto a abordar, la segunda de a bordo del partido que comanda Juan Sergio Redondo optaba por alzar la voz desde la tribuna de oradores de la cámara; nada de hablar desde el escaño. "Las circunstancia lo requieres", pensaría.

IMG-20240405-WA0031
Juan Vivas

Las risas se desataban: diputados, público y profesionales de la comunicación carcajeaban inconteniblemente al ver el outfit de López, ataviada con una camiseta de reluciente blanco coronada -nunca mejor dicho- por una imagen impresa de Isabel I de Castilla. Por debajo un, suéter, justo como acostumbran a hacer los más futboleros al ir al estadio para ver al equipo de sus amores en tiempos de frío.

Teresa López, durante el transcurso de una sesión plenaria / A. Castillo
Teresa López, durante el transcurso de una sesión plenaria / A. Castillo

"Isabel la Católica representa la sólida defensa del fortalecimiento de la hispanidad", arrancaba López, que volvía a provocar con sus palabras una risotada prácticamente unánime. Mujer "firme y decidida", la regidora de la antigua Castilla "representa -a juicio de la proponente- la sólida defensa del fortalecimiento de la hispanidad". "Junto a su marido, convirtió a España en una gran potencia europea; forjó con coraje y tesón la semilla del Imperio español", ampliaba.

López considera que la esposa de Fernando de Aragón "defendió con tenacidad la unidad de la nación cuando ascendió al trono". No solo eso: también "abrió el mundo al descubrimiento" a raíz del mal llamado 'descubrimiento de América'. "Sin duda, fue una de las soberanas más importantes de la historia de España", remachaba -convencida- la parlamentaria.

Decía López que, durante el reinado de Isabel, "se produjeron hechos de gran relevancia que cambiaron radicalmente el devenir de nuestra historia", alentando "acontecimientos que colocaron los cimientos de la España actual". "Fue una mujer culta y con una gran inteligencia política", incidía la exrepresentante de Ceuta en el Congreso de los Diputados. Tan "culta" fue la monarca que hasta "prohibió la esclavitud" y convirtió "un reino marcado por el crimen y la corrupción" en poco menos que una arcadia feliz ajena a toda clase de problemas e infortunios.

"Esta mujer es fuerte, más que el hombre más fuerte; constante como ninguna otra alma humana", decía López parafraseando a un conocido historiador. "Fue la primera gran reina de Europa; nunca antes nadie había causado tanto impacto en la historia", citaba a otro estudioso.

IMG-20240405-WA0032
Diputados riéndose

"Señor Ramírez, no le veo reírse ahora", le reprochaba al consejero de Fomento, Medio Ambiente y Servicios Urbanos. De nuevo, risas al unísono. López cree que "nadie en su sano juicio osaría reírse de la mujer con  mayor trascendencia y proyección de la historia". "Qué falta de respeto, qué vulgar y qué grosero reírse de una propuesta que lleva el nombre de Isabel la Católica", recriminaba a todos los presentes (y, probablemente, a todos cuantos la estuvieran viendo desde casa).

López no ha titubeado al momento de afirmar que Isabel I de Castilla "tiene miles de seguidores que la admiran y la veneran". Según contaba la diputada, "hay muchos monumentos y lugares que llevan su denominación". La lista es extensa: Granada, Valencia, Gijón, Toledo... "Hasta en Guatemala y Estados Unidos". El motivo de que así sea es bien simple: "Cambió el devenir del planeta"

La propuesta de VOX encuentran su razón de ser en que "Ceuta es la puerta de entrada a Europa". Como "puerta" que es, qué mejor que recibir al turista de turno con un letrero que rece 'Puerto Isabel la Católica'. "Su palabra de reina se manifiesta en Ceuta; hay que mantener su legado", incidía López, que no busca sino "restablecer la dignidad y la identidad de Ceuta como ciudad de España".

"Vaya ocurrencia", saltaba cual resorte Sebastián Guerrero. El nuevo portavoz del PSOE en la Asamblea reconocía -en la misma línea que Ramírez hace ahora tres días- que el anuncio de VOX le pareció de inicio "una broma de mal gusto". "¿Qué sentido tiene colocar ese 'Isabel la Católica' a la entrada de una ciudad en la que presumimos de convivir diferentes confesiones religiosas?", ironizaba.

Vistos los derroteros por los que el debate parecía tirar por momentos, Guerrero tenía a bien recordar a López que "vivimos en el siglo XXI, no en la época de las Cruzadas". "Podrían haber elegido el nombre de María de Eza o el de Clara Campoamor", exponía el líder parlamentario de los socialistas, que finalizaba con un agradecimiento: "Gracias por la clase magistral que nos ha regalado".

La polémica llegaba a su cénit con la intervención de Fatima Hamed. La líder de MDyC, veterana diputada donde las haya, aseguraba que hacía "mucho tiempo" que los miembros de la cámara no se reían "todos a la vez". "Propongan también quemar a los musulmanes y a los judíos", bromeaba, a lo que López asentía: "Esa es buena", dijo irónicamente. Los gestos de la bancada de VOX provocaban que Hamed buscaba complicidad en Juan Vivas: "¿Está usted escuchando esta incitación al odio?". "¡Pero si lo has dicho tú!", gritaba Juan Sergio Redondo.

La vicepresidenta segunda de la Mesa de la Asamblea tiene claro que la propuesta de "la ultraderecha" no tiene cabida en la legislación vigente. Ya no es que la legalidad no lo permita es que "¿qué puerto del mundo no lleva el nombre de su ciudad?". "Un cambio en la nomenclatura podría llevar a confundir a los operadores portuarios", finalizaba Hamed, que reclamaba: "Menos tonterías, por favor".

Mohamed Mustafa
Mohamed Mustafa

El más breve de todos era Mohamed Mustafa, que presumía ante micro no haberse reído "en ningún momento". "He sido el único que no lo he hecho", exponía. El porqué: el secretario general de Ceuta Ya! ve en la propuesta de VOX visos de "neocolonialismo". "Se han dicho cosas muy graves", lamentaba. Al PP, un recordatorio: "Con esta gentuza, ustedes compartían manifestaciones en Madrid al grito de 'Torquemada, camarada'".

Llegaba -por fin- el momento de la réplica más esperada: la del Gobierno. Rememoraba Alejandro Ramírez que, cuando se enteró de los planes de Redondo y compañía, no le dio "mucha importancia". "Me pareció una broma", insistía. Al principio, el titular de Fomento se tomó la cosa a risa; después, la tesitura le generó "mosqueo y fastidio": sus compañeros de grupo lo designaron para responder muy a su pesar: "Yo no quería perder el tiempo".

Ramírez piensa que la primera persona que falta al honor de Isabel la Católica es la propia López. Lo piensa, sencillamente, porque lo vivido este 5 de abril en la sede del poder legislativo caballa no ha sido más que "un show". "Se levanta y se pone a hablar con un tono dramático: ¿qué respeto es ese?", lanzaba el portavoz del Ejecutivo local, que apostillaba: "No tiene ningún sentido".

"Montar el pollo": eso es lo que, en palabras de Ramírez, buscaba VOX este viernes. "No hay ningún otro propósito; ustedes saben perfectamente que esto no va a ningún lado", defendía, para acabar acusando a la formación de extrema derecha de buscar, única y exclusivamente, "ser más españoles que nadie".

Volvía a hablar López: tocaba atizar a todos cuanto se habían puesto en su contra. Al PSOE, le afeaba que "Pedro Sánchez tiene amordazados a los historiadores"; a MDyC, le atribuía el ser "un movimiento islamista"; a Ceuta Ya!, le planteaba que "la única verdad es que Isabel I de Castilla forjó el reino más importante de Europa".

En un momento dado, la polémica alcanzaba cotas tales que Vivas se veía obligado a mediar, mas en tono casi burlón. "¡Por favor!, exhortaba entre risas." "Nos están faltando al respeto y, encima, hace el payaso", le profería Redondo sin apenas titubear. Entraba Martínez-Peñalver; López lo instaba a guardar silencio con un tajante "¡Cállese, diputado parásito!". Otra vez: carcajadas.

Juan Sergio Redondo, señalando con el dedo a Juan Vivas / A. Castillo
Juan Sergio Redondo, señalando con el dedo a Juan Vivas / A. Castillo

López aducía que el Gobierno iba a votar en contra de su propuesta por estar "supeditado a chantajes y a las exigencias del islam". "La lealtad de España no se negocia; son ustedes unos cobardes", reprendía mirando fijamente a los integrantes de la bancada popular. Ramírez seguía para poner el (necesario) broche: "No voy a perder ni un minuto más en responder". Por descontado, la iniciativa era rechazada en bloque.

 

VOX desata las risas (y la polémica) con su propuesta de bautizar al puerto con el...