lunes. 24.06.2024

Haddu es uno de los taxistas más veteranos de Ceuta. De hecho, tiene cerca la jubilación. A golpe de taxi, de carrera, de bajada de bandera,, de horas al volante,  de lléveme a tal sitio, ha logrado sacar adelante una familia con cuatro hijos. Además, iba a recibir una visita muy especial de cara a la próxima Fiesta del Sacrificio: la de un hijo que tiene trabajando en Londres y con todo perfectamente organizado y planificado para poder pasar con su familia unas fechas tan especiales para los musulmanes. Una de sus hijas, Ikram, no solo se gana la vida como dependienta en una conocida firma de ropa deportiva en el Centro Comercial 'Parques de Ceuta', sino que también tiene tiempo para prestar su ayuda como voluntaria en Protección Civil. Ikram, por ejemplo, fue una de las cinco ceutíes que se desplazaron en 2021 a  La Palma para ponerse a disposición de las autoridades locales en lo que fuera menester tras el estallido del Cumbre Vieja. "De Ceuta, íbamos dos, una morena y una rubia. Yo soy la morena. Es fácil identificarme", dice con cierta guasa.

Ikram, la hija del taxista agredido: "Mi padre pudo haber muerto"