jueves. 25.07.2024

Mute

Cartel de Echo
Cartel de Echo

Echo

Dirección: Marion Dayre (Creadora), Sydney Freeland, Catriona McKenzie. Año: 2024. País: USA. Duración: 40 min. Género: Serie de TV. Ciencia ficción. Acción. Aventuras. Star Wars. Spin-off.  Intérpretes: Alaqua Cox, Chaske Spencer, Tantoo Cardinal, Devery Jacobs, Zahn McClarnon, Cody Lightning, Graham Greene (II), Vincent D'Onofrio, Charlie Cox. Guion: Marion Dayre, Amy Rardin, Josh Feldman, Steven Judd, Ken Kristensen, Ellen Morton, Chantelle Wells (basado en el cómoc de David Mack y Joe Quesada). Música: Mato Standing Soldier, Dave Porter. Fotografía: Kira Kelly, Magdalena Górka. Productora: Disney+, Marvel Studios, Walt Disney Pictures, 20h Television. Distribuidora: Disney+, Hulu. Estreno en España: 10 enero 2024.

Se supone que Echo es la serie que inaugura el sello Marvel Spotlight, que la línea para mayores de 18 años, mucho más oscura y seria, con toques más explícitos de violencia (algo que a un servidor le recuerda a lo que se hizo en los cómics bajo la firma de Marvel Knights, y que en realidad ya habíamos visto en la magnífica Daredevil, que vimos en la pantalla gracias a Netflix, y de la que esta serie bebe y es sin ocultarlo heredera). Y se supone también que esta idea de separar algunos proyectos bajo otro sobrenombre nace del hastío del espectador ante tanto estreno repetitivo, que ya no aporta mucho nuevo y que hace al respetable ingerir todo lo disponible (y se hace bola) para poder estar al día, porque la telaraña se va escapando de las manos. 

Sí pero no, porque una historia que supuestamente puede verse de manera independiente, mal empezamos, es en realidad un spin-off de Ojo de Halcón, que pudimos ver el año pasado. Aunque al principio se resume la historia de la protagonista hasta ese momento, se hace a trompicones, por lo que al final la disfrutarán más aquellos que sepan de dónde vienen los personajes, Daredevil o Kingpin incluidos, que salen directamente de la mencionada serie de Netflix, protagonistas incluidos (Charlie Cox y Vincent Dónofrio, en un ejercicio de humildad e inteligencia por parte de Marvel a la hora de integrar en el producto propio lo que funcionó en el ajeno).

Los cinco capítulos de esta primera temporada se han estrenado de golpe, rompiendo la tradición de Disney+, por supuesto la plataforma que posee la exclusividad, de completar poco a poco las series de Marvel a capítulo por semana. Probablemente la estrategia se debe a la falta de confianza en las posibilidades de enganchar a la audiencia con siete días de reposo, puesto que se trata de un producto que sabe a Daredevil, huele a Daredevil, casi se disfruta como Daredevil… pero no es Daredevil, ya se habrán imaginado.

La trama nos coloca a esta jovencita con discapacidad auditiva (la actriz en realidad también la posee), que se dedica a hacerle trabajitos al jefe del hampa. Pero tito Kingpin siempre miente, guardaba un secretillo que a la protagonista, mujer de rompe y rasga, como se estila en la actualidad superheróica, no le ha gustado nada de nada, y a pesar de sus limitaciones obvias (también cuenta con una prótesis que le sustituye uno de sus piernas), decide utilizar sus recursos para morder la mano que supuestamente le dio de comer, y enemistarse con el Rey del Crimen, no suele ser siguiendo la senda de la paz y el sosiego…

Con todos los ingredientes servidos, la historia no para, tiene más acción que desarrollo de personajes (quizá se queden cortos los 5 episodios, puede que por falta de confianza nuevamente, puede que porque no había mucho que contar), unos personajes secundarios de alto calibre, ese toque diferente que da buen sabor y una parte muy interesante en la que nos invita a ver el mundo sin oírlo, en las secuencias en las que la serie nos pone en la piel de la protagonista dejándonos en “mute”. Echo construye un antihéroe con potencial para quedarse mucho tiempo o pasar de puntillas según vaya evolucionando en el futuro cercano.

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]

Mute