lunes. 24.06.2024
JORNADAS DE HISTORIA

Ben Tieb y los 'huevos' de los generales españoles en el Protectorado

Las Jornadas de Historia han alcanzado hoy su segunda jornada, con dos interesantes conferencias. Una de ellas hace alusión a una leyenda sobre el menú que el general Primo de Rivera degustó en una comida tensa en la localidad de Ben Tieb: un almuerzo en el que africanistas y abandonistas debatieron de manera especialmente virulenta sobre que tesis habría de seguirse. Y una leyenda urbana en torno al menú: el huevo como elemento principal.
José Antonio Alarcón y Santiago Martín, durante la jornada de hoy/ Dani Hernández
José Antonio Alarcón y Santiago Martín, durante la jornada de hoy/ Dani Hernández

El huevo no es sólo un elemento principal de nuestra dieta, sino que también es utilizado en el idioma más castizo y tabernario como símbolo de coraje al ser empleado el fruto gallináceo como sinónimo de testículo en el acervo popular. Hasta aquí, todo conocido y nada que no sepamos. Ya lo cantan en Cádiz, refiriéndose al frenazo de las tropas napoleónicas a las puertas de la Tacita: "y los gaditanos, aquel día descubrieron que para hacer tortilla, solo hay que tener dos huevos". La metáfora se explica sola.

Hoy, en la segunda sesión de las Jornadas de Historia se ha hablado de eso. O, en concreto de un almuerzo entre Primo de Rivera y algunos generales españoles en el Protectorado en la localidad de Ben Tieb, donde a juzgar por lo que se sabe del enculntro debió haber más tensión que en la bodega del Titanic. Primo de Rivera, en principio formaba parte de los abandonistas: consideraba el Protectorado y las hoy ciudades autónomas como un auténtico problema irresoluble y estaba en la línea de plegar velas y que España se dedicase a otras cosas. Los generales que aún trataban de digerir el desastre de Annual estaban en la tesis contraria.

De modo que en  Ben Tieb se celebra un almuerzo para acercar posturas. Y otra de las tradiciones españolas, la fantasía y la leyenda urbana hace el resto. "Siempre se había dicho que todo el menú de aquel día estaba compuesto de huevos: tortilla, huevos cocidos, huevos fritos... Se decía que donde a uno les sobraban huevos, a otros les faltaban, apelando al doble sentido y la ironía. Pero el caso es que aquello no fue así: protagonistas de aquel almuerzo afirman que comieron el rancho de la tropa, que no recuerdan exactamente el menú y que es posible que hubiera alguna tortilla porque, en efecto, es un plato socorrido y fácil de preparar". Nada, pues, de simbolismos en el menú del día.

El entrecomillado pertenece a Santiago Domínguez, que ha hablado en esta segunda sesión tanto de la anécdota como del contenido del almuerzo. "Primo de Rivera tenía constancia de la oposición de muchos de sus generales a las tesis que defendía, por lo que decidió venir a África. Estuvo en Ceuta, en Melilla y en Ben Tieb se celebró este almuerzo que fue bastante duro, tanto por el contenido como por las conversaciones".

En ese encontronazo entre Primo de Rivera, cuyas tesis pueden recordar a las que años después aplicaría el general De Gaulle en Argelia, y los militaares bajo su mando ¿influía la personalidad de estos?. "Era un ejército con muchos personalismos, que además oficialmente no estaba en guerra declarada cuando ocurre el desastre de Annual", admite. Generales como Fernández Silvestre y Dámaso Berenguer -ambos, por cierto, nacidos en Cuba- eran poco menos que enemigos íntimos. "El Ejército español no estaba en guerra, y eso se notó. Sin embargo, cuando España entró formalmente en guerra si se notó en el control y en las acciones militares", admite.

Santiago Domínguez, conferenciante/ Dani Hernández
Santiago Domínguez, conferenciante/ Dani Hernández

Las jornadas continuarán mañana con la presentación de un emotivo libro: el que recopila las cartas de los soldados españoles a sus familiares. 'La Correspondencia de Annual' es un trabajo de Carmen Marchante.

 

Ben Tieb y los 'huevos' de los generales españoles en el Protectorado