miércoles. 29.05.2024

El pasado mes de mayo el director gerente de la televisión pública (RTVCE), la empresa municipal, Manuel González se saltó todo en RTVCE para abrir la puerta de atrás a 6 personas, según ya informó este medio en su día. Básicamente, el responsable del ente público había decidido tirar a la basura las bolsas de trabajo que tenía activas para en su lugar contratar a personas ajenas a la misma. Esas contrataciones las realizó supuestamente a través de los listados del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), si bien, el entonces máximo responsable en Ceuta de la entidad pública de empleo, Pepe Simón, confirmó que ese trámite no se había producido. Ahora, será la justicia la que decida sobre esa gestión particular de González, toda vez que varios de los afectados, incluidos en la bolsa activa de la categoría de redactor-presentador, han decidido emprender acciones legales para salvaguardar sus derechos y además han emitido un comunicado en el que califican su gestión como “deleznable” y piden al Gobierno de Juan Vivas y también a la oposición y entes sindicales que intervengan con urgencia para parar estos abusos.

“Queremos denunciar públicamente estos hechos que son lamentables y denigrantes, humillando al resto de trabajadores bajo una baremación que es irregular a nuestro entender. Todo esto representa la deleznable gestión del actual director de RTVCE (…) No comprendemos como el Gobierno de la Ciudad y el resto de formaciones políticas no hayan tratado de solucionar esta cuestión donde se ha dejado sin trabajar -como correspondía- a personas pertenecientes a una bolsa de trabajo de una empresa pública de la Ciudad Autónoma de Ceuta”, recogen los afectados en su comunicado a los medios.

En su día, la intervención del PSOE paró el intento del gerente de afianzar en una interinidad a tres periodistas, un reportero gráfico y un técnico de sonido. Si bien, en la práctica nada sucedió. La dirección se limitó a no llegar a publicar nunca una baremación que había pactado con los representantes sindicales, con dos de los tres entre los que figura el hermano del director gerente. Sólo Comisiones Obreras en su día alzó la voz para oponerse a la maniobra que suponía de facto saltarse las normas para la contratación en la Administración Pública. Pero las personas elegidas siguieron trabajando en el ente público, hasta el punto que el recurso a la bolsa de trabajo se quedó para el caso de que fuera necesario sustituir a esas mismas personas en caso de vacaciones, según lamentaron en su día algunos de los afectados. Es decir, personas que sí habían pasado un proceso selectivo acababan por cubrir las vacaciones de personas que no habían pasado ningún proceso selectivo. Todo mérito, capacidad e igualdad, y la sombra del enchufismo puro y duro planeando otra vez sobre la Administración de Juan Vivas.

Esa maniobra venía de lejos, y con anterioridad, a al menos una persona de esa bolsa ya se la había saltado a conciencia, algo que tratará de probar ante la Justicia.

Ahora el terreno de juego ha cambiado y las personas afectadas por esta maniobra y que sí tienen derechos en la Bolsa de Trabajo reclaman paralizar todo proceso selectivo hasta que se aclare si lo hecho por el director gerente es legal o no.

Y es que la principal ventaja (más allá del salario estable) que estarían obteniendo las personas que han sido designadas a dedo por esa dirección sería precisamente la de ganar puntos cada mes trabajado de cara a una futura convocatoria mediante concurso público de los puestos en cuestión. Algo que tiene incluso bases aprobadas por el Consejo de Administración desde hace un año, sin que las plazas hayan salido aún a concurso.

La maniobra de González “se traduce en que permanecerán en la empresa trabajando al mismo tiempo que se celebran los exámenes -todavía pendientes de convocar- y hasta que posteriormente transcurra todo el proceso que desemboque en las listas definitivas de admitidos, tras lo pertinentes plazos de alegaciones y demás”, según explican los afectados en su comunicado.

La situación es algo más compleja que lo que recoge el propio comunicado de los afectados y conocida de sobra en los corrillos de prensa. Y es que los propios afectados mencionan que aún están pendiente de convocar varias plazas, entre otras, tres de redacción, cuyas bases como ya se ha mencionado están aprobadas por el propio Consejo de Administración desde hace aproximadamente un año. Mientras las plazas no salen a concurso y se han venido postergando -los afectados es una de las cosas que ahora piden, que se paralice ese proceso hasta aclarar lo sucedido- “estas tres personas han adquirido la condición de personal interino sin pasar ningún proceso selectivo, desde nuestro punto de vista nos parece una violación de los principios de mérito, capacidad y objetividad. Además, de la falta de transparencia, inseguridad jurídica y opacidad de un proceso secreto del que nadie sabe qué se ha valorado, el puesto que ha ocupado cada uno en la lista para ser seleccionados, ni los parámetros o las puntuaciones para ello dado que nunca se ha publicado un listado con tales datos. No entendemos como una empresa con una bolsa de empleo activa y en pleno funcionamiento da ese giro y efectúa esa serie de contrataciones a tres personas que, casualmente, ya estaban trabajando allí meses anteriores porque supuestamente se les había llamado a través del SEPE, y no pertenecen a la bolsa de empleo activa de RTVCE”, explican en el comunicado los afectados.

Pero la clave parece estar en las tres plazas de redacción pendientes de sacar a concurso. En contra de lo que han hecho otros entes municipales como por ejemplo, AMGEVICESA, la dirección gerencia de la tele decidió y aseguró que así se lo había recomendado la asesoría laboral del ente, lanzarlas primero por la vía de la promoción interna, quedando todas ellas desiertas, tal y como era de esperar. Algo que en principio era un mero trámite anterior a sacarlas a concurso, pero en lugar de haber una continuidad en esa gestión, una vez declaradas desiertas las plazas por la vía de la promoción interna (aproximadamente en el mes de enero), lo que sucedió fue la contratación, nadie sabe bien cómo, de tres redactoras de forma interina que mes a mes acumulan puntos en sus méritos de cara a un futuro concurso.

Antes incluso de esa vía de la promoción interna, González aprovechó los requisitos establecidos por la reforma laboral para consolidar la plaza de varias personas que también habían llegado a la televisión pública por la misma vía de la contratación indefinida sin que nadie sepa muy bien cuál fue el proceso de selección que se atravesó. Entre otras, su hermano y su cuñada.

Consolidadas esas plazas, queda la duda de si alguna de esas personas podrían optar ahora por otra promoción interna para mejorar su situación en la empresa. Y es que en el propio comunicado de los afectados hacen referencia a “los comentarios que se vienen escuchando desde hace bastante tiempo acerca de la posibilidad de que RTVCE convoque una plaza de redactor-presentador que saldría en primer lugar mediante promoción interna, no sabemos si serán ciertos al cien por cien. Nos gustaría dejar claro que de producirse este hecho sería una aberración. Primero porque defendemos que lo prioritario es solucionar y aclarar la situación en que nos encontramos los afectados d ella bolsa de RTVCE. En segundo lugar, pensamos que no tiene lógica que la empresa aprobase el pasado mes de diciembre tres plazas de categoría inferior (redactor) a las que nadie se presentó por promoción interna, todavía no haya puesto fecha de examen para convocatoria pública y encima ahora se decidiese sacar una plaza de redactor-presentador que es una categoría superior cuando aún no se han solucionado los problemas que venimos describiendo”, explican los afectados en su comunicado.

Y por todas estas circunstancias piden a los poderes públicos, Gobierno y oposición “y a los organismos competentes” que intervengan, “como garantes de los derechos de los trabajadores de una empresa gestionada por la Administración”, para parar este disparate que describen y que entienden que “oscurecen el funcionamiento de su gestión y ofrece la razón a un individuo que está gestionando la televisión pública de la ciudad como si de un medio privado se tratase. Al mismo tiempo instamos a que no se apruebe este procedimiento hasta que se solucionen otras cuestiones que entendemos prioritaria”.

Los afectados optan en su comunicado por templar la carga pública contra la dirección gerencia para salvaguardar a sus compañeros y así aclaran que “no pedimos mediante esa comunicado que esas tres plazas de redactores sean para nosotros como integrantes de la bolsa. Defendemos una convocatoria pública en todo momento donde se respeten los principios legales en dicho procedimiento al que se pueda presentar toda persona que cumpla los requisitos”.

E incluso llegan a “lamentar” tener que llegar a emitir un comunicado, que justifican en la “inoperancia e inacción de aquellos que deben velar por el correcto funcionamiento de la Administración Pública” y considera que no les “ha quedado otra” que expresar su “más sentido malestar e indignación” ante lo que está aconteciendo en la gestión de la Pública.

“No entendemos que los responsables de la gestión, indirecta y directa, de la Administración en Ceuta todavía no hayan actuado transcurridos más de cuatro meses. Por encima de todo, no pretendemos manchar la imagen de muchos buenos profesionales y compañeros que trabajan en RTVCE, pero nos parece injusto los daños que nos están produciendo las acciones derivadas de la empresa, concretamente por parte de su principal responsable”, cierran su comunicado.

Los afectados por la “deleznable gestión” de Manuel González en la tele pública se van...