viernes. 27.01.2023
BRIGADAS VERDES

El debate sobre Brigadas Verdes deviene en una discusión sobre el cargo de director general de Comunicación

El intercambio de descalificaciones y la discusión en torno al nombramiento de Emilio Carreira como director general de Comunicación han opacado el debate sobre las Brigadas Verdes que figuraba en el orden del día del pleno de la Asamblea.

 Carlos Verdejo (Vox), durante la sesión plenaria de la Asamblea celebrada este martes
Carlos Verdejo (Vox), durante la sesión plenaria de la Asamblea celebrada este martes

Una pregunta sobre por qué el Gobierno defendió la integración del servicio de Brigadas Verdes, gestionado por la federación vecinal FPAV, en la sociedad estatal Tragsa ha servido este martes para tomar el pulso a la calidad de los debates en la Asamblea. El portavoz de Vox, Carlos Verdejo, ha dado pie a que el debate que él mismo proponía con su interpelación quedase opacado por un intercambio de descalificaciones con los miembros del Gobierno y por una discusión sobrevenida sobre el nombramiento del popular Emilio Carreira como director general de Comunicación. De hecho, el tiempo dedicado a la controversia en torno a este nombramiento ha sido mayor que el utilizado para hablar de las Brigadas Verdes.

Verdejo ya había planteado la cuestión de Carreira al inicio del pleno en el debate de otros puntos que, sobre el papel, no tenían ninguna relación. La interpretación de una sentencia que declara anulable el nombramiento ha ocupado buena parte de las intervenciones del diputado de la ultraderecha y de la consejera de Hacienda y Economía, Kissy Chandiramani. El primero sugería que la designación de Carreira podría llegar a derivar en un cargo de prevaricación contra el Gobierno. La segunda acusaba a Verdejo de «no saber leer una sentencia» y defendía que la resolución abría la puerta a consolidar el nombramiento con tan solo aportar nueva documentación.

El diputado de Vox, Juan Sergio Redondo, también se ha convertido en protagonista del debate, aun sin pronunciar una sola palabra que resultara audible a los asistentes a la sesión. Chandiramani ha acusado a Redondo, a quien se ha referido como el «portavoz del silencio», de rehuir los debates. «No se atreve a tener un debate y por eso cuchichea», le ha reprochado la consejera mientras el diputado hacía comentarios sotto voce.

 

Brigadas Verdes

De la pregunta formulada por Vox sobre las Brigadas Verdes, apenas ha quedado claro que la decisión, finalmente fallida, de integrar el servicio en Tragsa fue adoptada por el pleno y que los 750.000 euros habilitados para este fin tendrán otro destino. Según ha explicado Chandiramani, tras la próxima liquidación del Presupuesto de la Ciudad, que habrá de hacerse pública antes del 28 de febrero, se decidirá mediante una nueva modificación de crédito que finalidad se concede a este dinero no empleado.

Los trabajadores de las Brigadas Verdes, gestionadas por la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos (FPAV), votaron el pasado 30 de noviembre en contra de su integración en la sociedad estatal Tragsa, tal y como había propuesto el Gobierno municipal. De los 134 trabajadores llamados a votar lo hicieron 120. El resultado fue de 53 votos a favor de la integración, 66 en contra y un voto en blanco.

Durante su intervención, Verdejo ha señalado al socialista Juan Gutiérrez como el «gestor» de la tarea de integrar las Brigadas Verdes en Tragsa, una labor que, según ha sostenido el diputado de la extrema derecha, fue un encargo directo del presidente de la Ciudad, Juan Vivas.

El debate sobre Brigadas Verdes deviene en una discusión sobre el cargo de director...
Comentarios