jueves. 18.04.2024

El segundo día laborable de cada mes, el Servicio Público de Empleo Estatal ofrece las cifras de desempleo. Y, lógicamente, medios de comunicación, agentes sociales y fuerzas políticas solemos buscar el principal dato: el del desempleo. Sin embargo, hay otros que dan una visión más aproximada del mercado laboral español, o de cada provincia. Incluso, de la propia sociedad, saliendo de los ámbitos estrictamente económicos.

Uno de estos datos a tener en cuenta es, siempre, el de la  contratación. Que en el caso de Ceuta ofrece malos datos, al menos en comparación con el pasado año, y con el debate de las bonificaciones en las cuotas empresariales a la Seguridad Social mezclado de lleno con el análisis de las últimas cifras servidas  por el SEPE. Decía el portavoz del Ejecutivo local, Alejandro Ramírez, que los datos hubieran sido mejores de estar vigente aún el sistema de bonificaciones al 50% que funcionó hasta hace unos meses.

El caso es que, interpretaciones al margen, las cifras indican un descenso en la contratación. Son 874: 60 menos que hace un mes y con un descenso de 224 con respecto a marzo de 2023. En terminos porcentuales, un 6'42% menos que a finales de febrero y un 20'40% si se toma como referencia el año anterior.

La mayor parte de estos contratos fueron temporales. Un 62'35%, en concreto. Sólo 329 fueron indefinidos. La mayor parte de estos, 304, alcanzaron este rango sin aclararse si estaban bonificados. Sólo se contrató a una persona con discapacidad y 24 fueron convertidos de temporales a fijos. Los contratos de Ceuta representaron un 0'07% del total nacional, que ascendió a 1.123.448.

EXTRANJEROS

Otro de esos apartados que mencionábamos es el de los desempleados extranjeros. En Ceuta, 1.145, que equivalen al 11'34% del total de parados. La 'radiografía' es parecida al resto: la mayor parte, 658, en el sector servicios y 371, sin empleo anterior. La inmensa mayoría son de origen extracomunitario y solo 86 de los contratos suscritos pertenecen a ese colectivo.

El 62% de los contratos firmados en Ceuta fueron de carácter temporal