miércoles. 05.10.2022

Hachuel califica de tóxico el comercio atípico pero asegura que no se puede acabar con él

Como no podía ser de otra manera, el Tarajal II también ha sido objeto de debate en el pleno al hilo de la interpelación realizada por el portavoz de Caballas, Mohamed Alí, relativa a la situación en el paso de mercancías y el motivo por el que no se abre Benzú como paso alternativo. Mohamed Alí ha señalado, además, que la vida de las personas debe estar por encima de cualquier otra consideración como los beneficios que pueda suponer el comercio atípico.

La actualidad manda también en la sesión de control al Gobierno en la que el paso del Tarajal II ha tenido su cuota de protagonismo. El portavoz de Caballas ha asegurado en la misma que la situación es un desastre mayúsculo y ha señalado que tanto Delegación del Gobierno como Ciudad Autónoma se han visto superados por la realidad.

 

Alí ha insistido en que la vida de las personas debe estar por encima de cualquier consideración, al igual que la dignidad de quienes trabajan en este paso, desde los porteadores a los miembros de las Fuerzas de Seguridad o de la empresa de seguridad privada. Igualmente ha señalado que no se puede mirar para otro lado cuando muere gente, como la porteadora de 21 años que perdía la vida a principios de esta semana.

 

El portavoz de Caballas ha recriminado al Ejecutivo que se mostrara de acuerdo en abrir el paso de Benzú para arrepentirse apenas unas horas después tras el fax recibido desde la Delegación del Gobierno.

 

El encargado de dar respuesta a la interpelación ha sido el consejero de Gobernación que ha señalado que este paso ha permitido dotar de una mayor fluidez en el paso que el Biutz. Jacob Hachuel ha afirmado que el comercio atípico es tóxico pero que por el momento no se puede eliminar.

 

Finalmente Hachuel ha señalado que el nuevo sistema de tarjetas esta funcionando de forma adecuada, permitiendo que solo pasen 4.000 personas y evitando las pernoctaciones en la ciudad.

 

Para Alí, si el comercio atípico es tóxico la obligación del Gobierno es ponerle fin y ha señalado que denota cierta incompetencia el decir que no se puede hacer nada para dar una solución a la actual situación.

Hachuel califica de tóxico el comercio atípico pero asegura que no se puede acabar con él
Comentarios