domingo. 29.01.2023

Juan Goñi iba de “farol” cuando intentó convencer a Guerrero de firmar un pacto con el PSOE

 

¿Sabemos quién es Javi Guerrero? ¿Y Juan Goñi?

 

 

 Juan Goñi durante un evento organizado para atraer inversores./archivo
Juan Goñi durante un evento organizado para atraer inversores./archivo

En la loca huída hacia adelante de Ceuta Avanza para tratar de sobrevivir al seísmo que ha provocado la detención de su fundador y líder, Javier Guerrero, encausado por supuestos abusos sobre los menores tutelados por la Ciudad Autónoma, este jueves, el partido ha hecho lo que en el mundo del póker se conoce como un ‘all in’, ha echado el resto (o tal vez no) y ha lanzado todas las fichas sobre el tapete verde. Ayer, apenas unas horas antes de que funcionarios de la Guardia Civil interceptaran a Guerrero en su portal, habían logrado que un digital nacional, El Debate, se hiciera eco de su teoría conspiranoica. En ella, todo lo de Guerrero es mentira y es una maniobra urdida por los poderes para evitar que gane las elecciones de mayo. Y en la publicación se apoya esta teoría en la denuncia del propio Guerrero de supuestas promesas por parte de funcionarios a menores acogidos en los centros para denunciar a Guerrero a cambio de traslados a la península o tratos de favor. Este jueves, con Guerrero ya en el calabozo, han doblado la apuesta. El mismo diario se ha hecho eco de una conversación grabada durante una reunión privada en la que el protagonista es Juan Goñi. ¿Quién demonios es Juan Goñi? Vamos a intentar aclararlo, aunque probablemente lo que pinta aquí en esta historia, después de todo, siga sin estar claro. Pero por lo pronto vamos a atribuirle un papel, rol u oficio: conseguidor. Una especie de Morgan Freeman en Cadena Perpetua. Morgan Freeman en Cadena Perpetua cobraba por sus favores. Juan Goñi, también.

En esa conversación que ha traído de cabeza este jueves al PSOE, como ya hiciera el miércoles la primera publicación, Goñi dice representar a Juan Gutierrez. Y en su nombre ofrece a Javier Guerrero y a su asesora, María Villaverde, un papel con un pacto secreto: Pase lo que pase en las elecciones de mayo, Guerrero y Ceuta Avanza apoyarían al socialista Juan Gutierrez. Y eso pretendía que quedara firmado por escrito. Lo malo, que Goñi iba de "farol".

El audio que se ha conocido este jueves corresponde en realidad a una reunión celebrada el pasado 16 de noviembre. Quédese con la fecha porque un poco más adelante le va a ayudar a contextualizar y a entender más cosas. En esa reunión, según interpreta el diario los de Ceuta Avanza se sienten amenazados por Juan Goñi, que sostenía hablaba por boca de Gutiérrez, en su representación. Del audio debidamente editado y sesgado es bastante atrevido deducir que había amenazas. Más bien había una oferta, aunque se dice de pasada que de no haber acuerdo habrá “ataque”, sin que quede claro nada salvo la oferta.

¿Quién filtra el audio de una reunión de tres personas? A Javier Guerrero casi ni se le escucha, apenas interviene. El protagonismo lo lleva Juan Goñi y la tercera persona, María Villaverde, el diario no sólo no la identifica, le distorsiona la voz. Aún así con todas las cartas ya a la vista, Villaverde reconoce ser esa persona de la voz tuneada pero niega haber filtrado el audio y apunta “había más gente”. Cuando es blanco y viene en botella suele ser leche. Juan Goñi ha negado que hubiera más gente y desde luego si alguien estuviera interesado en filtrar la conversación no parece que sea él.

Gutiérrez ya negó en su día, precisamente por aquellas fechas, que él hubiera enviado algún emisario a negociar con nadie. Este jueves ni tan siquiera le ha hecho falta. El propio Goñi reconoce que iba de “farol”. “El documento es mío y fue una iniciativa propia. No lo hice porque me lo pidiera Juan Gutierrez. Lo hice porque yo invierto mucho dinero en esta ciudad, ojo, también lo gano, y entendía que Guerrero no podía juntarse con VOX por la estabilidad de la ciudad, que es lo que a mí me preocupaba. Que lo sabía también Carlos García Selva lo digo yo. Pero yo no sé, ni recuerdo si a Carlos o a alguien les dije: voy a hacer esto. No lo sé”. ¿Pero entonces ibas de farol? “Sí, de farol”.

Goñi es empresario del juego, o al menos así desembarcó en Ceuta. Su empresa, pequeña en dimensiones en el sector, fue la primera en llegar a la ciudad. Tras ella, han ido llegando el resto, sucursales de auténticos gigantes del sector. Y él se atribuye el mérito de haber contribuido a traerlas. También se lo reconocen en el Gobierno.

“Yo no trabajo gratis. Que yo también esto lo digo abiertamente. Yo trabajo para ganar dinero. Cada empresa que traigo, yo cobro. Les hago gestiones, les subarriendo locales, les consigo contactos y personal y yo cobro todo eso”, reconoce Goñi. Como Morgan Freeman en Cadena Perpetua. “Pero yo no cobro de la Ciudad, yo cobro de las empresas que traigo. No me escondo”, apostilla.

Goñi no es la primera vez que trasciende a la esfera pública. En realidad fue durante un tiempo portavoz de la Asociación de Empresas del Juego, llamada Bet On Ceuta (BOC), cuyo anuncio luminoso aún puede verse hoy en una céntrica pantalla. Y como portavoz de la asociación le tocó dar la cara cuando desde el diario El Español, su corresponsal en la zona, entonces asesorada y ayudada por otro conseguidor de peso en la ciudad en lo tocante a los medios nacionales, publicó un extenso y amplio reportaje en el que vinculaba al sector instalado en la ciudad con truculentas tramas de blanqueo de capitales y yihadismo.

Tal vez, también recuerde el estruendo que hizo un vídeo vitalizado el pasado verano de 2021 en el que en una realidad virtual, sobre el Sarchal se levantaba un enorme rascacielos al que bordeaba un avión. El Coloso de Ceuta. Tras el proyecto también estaba Goñi.

Entonces, Goñi pretendía lograr que la Ciudad acelerara los tramites tanto como pudiera para permitir la construcción de un rascacielos para oficinas que pudieran acoger la ingente cantidad de empresas que él mismo estaba trayendo del juego on line, y que acogiera también viviendas de lujo para sus directores. El lugar, entonces le daba igual, lanzaron el Sarchal, porque había que dibujarlo en otra parte, pero aspiraban a permutar terrenos con la Ciudad y conseguir los permisos, que rebasarían cualquier parámetro del Plan General de Ordenación Urbana, con celeridad. Al corriente de toda aquella idea estaba el director gerente del Organismo Autónomo Servicios Tributarios, Enrique Reyes, con quién ha hecho tándem en muchas ocasiones para tratar de captar empresas que se instalen en la ciudad.

Goñi, habría diversificado sus inversiones, ahora se le puede ver todos los días en la cafetería que ha abierto en la esquina de Ingenieros con Camones. Y seguiría apostando por formar perfiles para el sector tecnológico con una academia.

Pero volviendo al asunto, ¿qué hace un conseguidor comisionista intentando conseguir un papel firmado por Javier Guerrero en el que se compromete a apoyar al PSOE sea cuál sea el resultado de las elecciones en mayo por cuenta propia? Según su versión, pelear por la estabilidad de la ciudad, “porque a mí me decían que si Javier Guerrero se iba con VOX ganaban y eso no veía que iba a suponer estabilidad para mis inversiones; aunque también es verdad que yo no tengo nada en contra de VOX”, en su propia versión.

¿Pero en ese mercado de favores cuánto valor habría podido tener ese papel? Él mismo asegura haber hecho todo por su propia iniciativa e ir de farol ante Guerrero atribuyéndose la representación de Gutiérrez, que no sólo no niega durante la conversación sino que reafirma, aunque luego le llame “lanchero”, asintiendo ante la afirmación de la otra parte, debidamente editada por el medio.  ¿Podría valer por ejemplo permisos para levantar más alturas de un edificio? ¿Podría valer permutas entre terrenos? Uno de los “amigos” que Goñi mencionó en el verano de 2021 al hilo del Coloso era el empresario que no ha dudado en paralizar las obras de la Plaza Nicaragua. Un detalle.

“Esto a ti ¿de quién te viene directo?”, pregunta la voz distorsionada. Guerrero responde “de Juan Gutierrez”. Y Goñi sigue el juego a sabiendas de que ya han mordido el farol: “De Juan Gutierrez. Me viene directamente el mandato de hacerlo. De hecho además si pasáis cualquier mañana por la cafetería los vais a ver todos los días desayunando, a Juan, a Cristina, a todos ahí”.

Más adelante, la oferta dice Goñi: “Sólo la conoce Juan” por Gutiérrez, ante lo que Guerrero parece mosquearse y preguntar por si Cristina tampoco. “Mira la confianza que tienen en mi, que me dice Juan, lo hacemos contigo. Me lo enseñas y quiero que me lo guardes tú”, en referencia al papel que pretendía que Guerrero firmara.

La reunión no la había pedido Ceuta Avanza, la había pedido Goñi. Aunque eso sí, ya puestos, los de Guerrero aprovecharon para pedir dinero al empresario.

“Realmente ellos necesitaban dinero. Pero yo no podía aportar dinero. Ayudar sí, pero no podía económicamente”. También Morgan Freeman en Cadena Perpetua duda cuando le piden un martillo de gemas.

Esta negociación que hoy Goñi reconoce que fue de “farol”, atribuyéndose una representación que no tenía, ya fue negada por el propio Gutiérrez, cuando se desconocía el emisario. Entonces, algunas informaciones atribuyeron negociaciones con Ceuta Avanza a dos bandas, tanto por parte del PP como del PSOE y en ambos casos instigadas por otro empresario, también amigo de Goñi, porque Goñi pretende ser amigo de todo el mundo, otro viejo conocido, como el de la plaza Nicaragua, pero del sector de los medios de comunicación. Ahí está la hemeroteca. Recuerde la reunión de póker con faroles fue el 16 de noviembre. Aquí unos enlaces:

El PSOE niega “rotundamente” un acuerdo preelectoral con Guerrero

El mediador entre Vivas y Guerrero les pidió “dejar los egos” a un lado y unirse. “Se lo van a pensar”

Guerrero acusa al Gobierno de usar el “chantaje, la coacción y la extorsión” para hundirle. O no.

Juan Goñi iba de “farol” cuando intentó convencer a Guerrero de firmar un pacto con el...
Comentarios