jueves. 25.07.2024

Con la frente marchita

Tulsa King
Dirección: Taylor Sheridan (Creador), Terence Winter (Creador), Benjamin Semanoff, Allen Coulter, Ben Richardson. Año: 2022. País: USA. Duración: 40 min. Género: Serie de TV. Drama. Crimen. Intérpretes: Sylvester Stallone. Dwight Manfredi. Andrea Savage. Stacy Beale. Dana Delany. Margaret. Garrett Hedlund. Mitch Keller. Martin Starr. Bodhi. Guion: Taylor Sheridan, Terence Winter, Joseph Riccobene, Regina Corrado. Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans. Fotografïa: Cameron Duncan, Jalaludin Trautmann, Glenn Brown. Productora: 101 Studios, MTV Entertainment Studios. Distribuidora: Paramount+, SkyShowTime. Estreno en España: 28 febrero de 2023.

Tulsa King
Tulsa King

25 años no es nada, o al menos algo parecido decía la letra de la popular canción, año arriba, año abajo, pero cuando te los has pasado en la cárcel, la cosa se antoja bien distinta, y aunque retuviste lo que tuviste, el mundo es otro que no te ha esperado, y la vida de un exconvicto irredento puede resultar… complicada como mínimo.

Sylvester Stallone encarna en esta comedia dramática Dwight “El General” Manfredi, un mafioso de Nueva York que es exiliado por su jefe a la zona rural de Oklahoma para ampliar sus operaciones (y quitarse un problema de en medio de paso, porque a pesar de ser una máquina de ganar dinero, tiene un carácter… dificilillo, y algún que otro secreto hay también que quieren ocultarle).  Tras instalarse en Tulsa y “ponerse cómodo”, sospecha que los suyos trabajan en su contra, poco a poco va formando su banda propia. Además, la trayectoria del hampón nuevo en la ciudad que quiere dirigir el cotarro, por definición, siempre va a toparse con el hampón autóctono que no está demasiado contento con ello…

La serie comenzó como una apuesta de Showtime por la figura estelar de Stallone, también productor de la serie, por encima de una trama sencillita y algo vista, con toques de comedia que le quedan bastante bien y refuerzan la química entre algunos personajes que orbitan alrededor del principal. Pero el caso es que, con sus sombras, el proyecto se ha afianzado, y el producto engancha al espectador fundamentalmente porque es muy divertido. La idea, como su marca indica es la de priorizar el entretenimiento (ya sea más o menos facilón), y el objetivo cumplido y premiado con los buenos datos de audiencia ha supuesto la renovación automática por una segunda temporada, ya en marcha.

El viejo “Sly” tiene las suficientes tablas como para construir un protagonista magnético y carismático, con más años en sus espaldas de lo que quisiera, pero capaz de levantar pesas y con unas espaldas aún que la mayoría de los mortales quisieran para sí. Precisamente las partes inverosímiles de la historia no residen en la capacidad o no de alguien interpretado por Stallone para tumbar a otra persona de un puñetazo terapéutico o preventivo, según encarte, puesto que su sorprendente estado de forma choca algo con las canas y arrugas, pero hacen que el actor quede bien tanto en el traje caro de mafioso con dinero como en el de rudo tipo peligroso capaz de meterse en una bronca en persona. Incluso, si me apuran, aunque roce lo chocante, también de vejestorio seductor que aún conserva magnetismo animal.

Extrañamente fascinante, la atmósfera oscura y rural con momentos divertidos, atrapa desde el primer capítulo, y la trama, un tanto “atrompiconada” al principio, se va encauzando para mayor interés de la historia y mayor lustre del producto, cuyos personajes lucen más si te interesa aquello que les va ocurriendo alrededor. Que nadie espere originalidad en el debut en televisión a estas alturas de este estrellón de Hollywood de todos los tiempos, pero yo no me lo perdería…

JUAN CARRASCO DE LAS HERAS → [email protected]

Con la frente marchita